lunes, 28 de diciembre de 2009

Gaseosas de toda la vida

No por pequeño, nada deja de ser importante en la gastronomía. En Galicia, al menos desde finales del siglo XIX aparecieron las primeras embotelladoras de carbónicas. Como se decía de aquella época, cada pueblo tenía siempre: la oficina de correos, la farmacia y su correspondiente fábrica de gaseosas. Hoy en día todo esto ha cambiado mucho (muchas de las fábricas de gaseosa han ido cerrando), pero la gaseosa sigue estando muy presente en las mesas de muchos gallegos (sólo hace falta que el vino no sea muy bueno).

Como tributo a esta historia de las gaseosas, esta Navidad hemos realizado lo que creemos que es la primera Cata de Gaseosas Gallegas. He aquí el video resumen de la jornada:

Cata de Gasosas de Galicia from manuel gago on Vimeo.



La jornada de cata se realizó en la Vinoteca Os Bagos, que colaboraron muy gentilmente permitiendonos hacer la cata en su local. (Y ya que estuvimos por allí, aprovechamos para probar los platos y pinchos que ofrecen - todos muy buenos).

Cata de Gasosas Galegas 2009 en Capitulo 0
Un novo fito na historia dos BGG: A primeira cata de Gasosas en Another Cow in the Corn
Exito absoluto en la Primera Cata de Gaseosas Gallegas en La Caja de los hilos
Cata de gasosas, unha volta á nenez en De Pinchos
as gasosas de Viticologo dos Bagos

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Cena rapidita con codillo sazonado y chucrut.

El otro pasé por Aldi y me llamó la atención que tenían a la venta codillos de cerdo sazonados al estilo centro europeo. Tengo visto por otros supermercados codillos sazonados de fabricación española pero no tienen nada que ver –que no por eso son peores, ojo–. Como, además, en la etiqueta estaba escrito en verde «¡...sustancioso!» y yo me creo todo lo que está escrito en verde, decidí adoptar una pieza.

El resultado ha sido una cena diferente que se puede preparar sin mucho esfuerzo y en 20-30 minutos, dependiendo de lo que tardemos en hacer la compota y si utilizamos chucrut envasada –en esta ocasión yo también he usado una deliciosa compota que preparó María a prinicipios del otoño–.


Ingredientes para 2 personas:

- 1 codillo de cerdo sazonado.
- 1 bote de chucrut.
- 4 patatas medianas.
- 2 manzanas arenosas.

Preparación:

Se pelan las manzanas y se ponen al fuego en un cazo mientras y las removemos de vez en cuando hasta que se hagan compota. Al mismo tiempo ponemos a cocer las patatas y preparamos el codillo siguiendo las instrucciones del envase -7 minutos en el micro-ondas o 20 en el horno, creo recordar- o, en mi caso, metiéndolo un poco en el micro, para quitarle la gelatina y grasa solidificada que lo acompaña y luego pasarlo por la sartén con la chucrut a fuego medio. He usado una sartén para preparar la chucrut para poder secarla evaporando los jugos que la acompañan.

Cuando las patatas están cocidas, podemos usarlas tal cual. Yo he preferido, por aquello de mantener las formas, esmagarlas con un poco de mantequilla para que se lleven mejor con la compota de manzana. También se puede hacer un puré añadiendo leche, si se prefiere.


Lo serví acompañado de mostaza y cerveza para beber. No es que sea un gran plato, pero sí hace una comida rápida y diferente. ¡Qué aproveche!

jueves, 3 de diciembre de 2009

Restaurante Mirasierra en las Batuecas

No se si la expresión sigue manteniendose hoy en día, pero cuando era pequeñito, Las Batuecas quería decir que muy lejos. Ahora las distancias son más cortas, y lo que significan Las Batuecas es un lugar encantador. Esta zona son unos pequeños valles llenos de castaños (yo que pensaba que Galicia era la tierra de los castaños, hete aquí que aquí hay muchísimos - que haya un pueblo Miranda del Castañar es muy significativo) en una orografía muy accidentada y con pequeños pueblos escalando por aquellas laderas... He ido por la zona gran cantidad de veces, y cada vez que vuelvo me está gustando más.

Esta visita no solo nos alegró la vista, si no tambien el estomago. Fuimos con una recomendación de un vecino de La Alberca al restaurante Mirasiera en Mogarraz. No era necesario que os mostrase mis propias fotos, porque en la página web del Restaurante Mirasierra la tiene aún mejores... Aunque así podeis comprobar que: no soy muy buen fotógrafo, y que las fotos de la web del restaurante son tal como vienen a los platos.


Níscalos salteados al ajillo y medallones de lomo de ternera charra a la brasa


Paletilla de cabrito guisado y cabrito lechal a la brasa


Postres: tarta de queso, cuajada de oveja con membrillo y tartas de castañas al chocolate

El menú es muy abundante. De hecho con verguenza dejé un poco de carne. Un pequeño sacrilegio porque la carne de ternera charra estaba fantástica (tierna y jugosa, la mejor que he probado este año). Tampoco quedaba atrás la ternura y el sabor de la carne de cabrito. Merece de sobra la pena el viaje para tomar la carne.

(Pequeña nota, los níscalos son plato de temporada)

Eso sí, aunque estábamos saciados ni lo dudamos en probar el postre. Si no bastaba con la razón anterior para ir al restaurante, pues los postres también merecen acercarse. Además, tienen una carta de vinos para acompañar el postre bastante amplia (se puede ver en la web). Allí fue donde pudimos probar el rioja dulce de vendimia tardía No Phone.

Todo este banquete, una botella de vino de la tierra (Sierra de Salamanca), agua y Gaseosa La Molina, por menos de 40€ por persona. Muy satisfactorio...

Restaurante Mirasierra (mapa)
Mogarraz
Salamanca


View Laconada in a larger map

martes, 1 de diciembre de 2009

No Phone!

Una Copa de No Phone, un Rioja dulce Soprendido me quedé el otro día cuando me trajeron por la carta de postres. No tanto por la carta de postres en sí, si no por la lista de vinos dulces para acompañar: ¡más de 12 vinos distintos! Parece que se está volviendo muy popular el disfrutar el postre con un vino dulce. (Lo curioso es que en casa nos gustaba el postre con un vino tinto fuerte).

Yo no pude menos que hacer honor a tanta variedad y conseguir que me descorchasen (el hecho de que no estuviese empezado me hace pensar que no todo el mundo es muy aficionado al vino dulce) una botella de No Phone, un vino dulce de la Rioja. Fue todo una pequeña sorpresa, cuando me esperaba un vino tostado, resultó ser bastante seco, y en nuestro paladar de novatos, tenía un sabor muy fuerte a manzana. (Primera vez que habíamos notado un sabor a manzana tan intenso en un vino).

Sin saber muy bien si decir si es un gran vino: primero porque no se demasiado de vinos, y segundo porque no soy experto en vinos dulces.... Al menos si lo recomendaría porque es muy, muy original, completamente diferente a cualquier otro vino dulce que haya tomado recientemente.

martes, 24 de noviembre de 2009

Comer pescado en Vigo: Bar Puerto

Voy a planear el crear una categoría especial para los restaurantes en Vigo, la ya no es lo que era. Y no, no es una categoría despectiva, soy más irónico que eso. Crearía la categoría para agrupar todos aquellos restaurantes que cuando hablas de ellos, todo el mundo los conoce, pero todo el mundo añade la coletilla "pero ya no es lo que era". La cuestión es que no me parece que tenga mucho sentido hablar del pasado. Lo único importante es lo que hay.

En el caso del Bar El Puerto (o Bar Puerto, no tengo nada claro el nombre oficial del sitio) a mi me sigue gustando mucho el sitio. Han pasado 6 o 7 años y me parece que merece la pena visitarlo. Me parece muy meritorio que se hayan especializado tanto. Sólo puedes tomar pescado con patatas cocidas. En general casi todos los pescados se pueden tomar en 3 preparaciones: rebozado, a la plancha y a la gallega (esto es, para los que vengan de Madrid, cocido y con ajada - la ajada se trae a la mesa, para añadirla al gusto). Tambien hay unos buenos calamares rebozados y la posibilidad de tomar una bandeja de pescado frito (variado: jurelitos, sardinilla, lenguados, ...).

Los platos de pescado cuestan entre 12 y 16 euros. No son muy abundantes, pero a mi me parecen suficiente. Yo personalmente, si hay pido siempre el corujo a la plancha. Y la bandeja de pescado pequeño frito es tambien una buena recomendación.

Además de pescado, hay la posibilidad de tomar marisco, o unas navajitas frescas a la plancha. Los postres son caseros, y no están mal de todo.

Mi recomendación va sobre todo dirigida a los turistas que vengan de visita a Vigo. Yo les recomiendo que se atrevan a visitar este bar, donde pueden tomarse un buen pescado y un marisco de bastante confianza. No es un lugar tremendamente sofisticado, si no claramente cutre, pero es de confianza.

Bar El Puerto
C. Arenal 30,
Vigo

domingo, 15 de noviembre de 2009

¿Cómo pelas la piña?


Es raro que alguien nunca haya comido piña pero muchos sólo han comido piña enlatada, la que viene en rodajas y en su jugo o en almíbar. ¿Cuántos os habéis enfrentado ya a una piña de verdad, a una piña con su corteza y sus hojas?

Yo reconozco que nunca me interesé mucho por la piña porque la asociaba a un producto muy caro y no me esperaba nada muy distinto a la piña de bote. Por suerte, con el tiempo he aprendido que es un producto muy asequible si se compra cuando toca y he descubierto que una buena piña no tiene casi nada que ver con la piña de bote.

En lo que respeta al momento de comprar piña se puede decir que como es un producto importado no tiene realmente una temporada concreta. Lo que sí tiene es una temporada prohibitiva, las Navidades. En muchas zonas es tradición comer piña en las fechas más lujosas del año así que como el resto de alimentos típicos su precio se dispara. A finales de diciembre las piñas se venden fácilmente a más de 3€ el kilo cuando ayer mismo me he comprado yo una piña bien buena por 1'50€. También he visto que a finales de primavera aparecen cantidades enormes de piña en los almacenes de fruta, pero por mucho que la publiciten y oferten no son especialmente buenas. Para bien o para mal, la globalización nos trae buenas piñas todo el año. Así que el momento de disfrutarlas es cuando las encuentras buenas, bonitas y baratas.

A la hora de escoger la piña suelo fiarme del frutero. Claro que para ello hay que buscarse un frutero de confianza, uno que sea buena gente y que entienda que si te trata bien vas todos los días. Si no tengo un buen frutero a mano, mi manera de ver si la piña está buena es olerla por abajo; con un poco de atención se nota enseguida un olor fuerte y dulce detrás del olor a hierba seca de la corteza. Otra gente dice que lo que hay que hacer es arrancar una hoja y buscar en ella un buen aspecto –que la parte baja sea amarillenta y no esté estropeada– y el olor a fruta madura.

El gran problema llega en el momento de cortarla. Lo que aparenta ser una cuestión trivial se convierte en un debate abierto si navegamos un poco por la Red. Hay gente que pregunta cómo hacerlo y gente que discute sobre cuál es la mejor manera. Cada uno tiene sus preferencias y por lo que he visto, lo cual me ha aliviado, pocos son los que optan por el esquema oficial, el que se explica en la etiqueta de las piñas de marca. Según este, deberíamos cortarla en cuatro verticalmente, quitarle la corteza y el corazón de un tajo y luego dividirla en porciones. Con este método se tira más de la mitad de la piña. Pero claro, yo mismo, la primera vez que tuve una piña entre las manos no sabía que hacer con ella y si no hubiese tenido nadie a mano que me hiciese otra propuesta, seguramente haría lo que mandaba la etiqueta. Así que les comento cómo corto yo la piña por herencia de mi familia política por si les interesa.

Lo primero es que no pelo toda la piña de golpe. Mucha gente hace eso, la pela toda longitudinalmente para luego ir cortando rodajas o cortarla verticalmente. A mi me parece que con este método no se consigue pelarla fina y que sólo consigues exponer el alimento a la oxidación porque, ¿quién se come una piña entera de golpe? Una piña normal es muy grande y con una o dos rodajas ya te has comido tanta fruta como con una manzana o un melocotón. Para comer una piña entera de golpe hacen falta, como mínimo, 6 comensales. De manera que lo que hago es ir cortando rodajas e ir limpiándoles el borde conforme voy necesitándolas. Esto me permite pelar más fina la cáscara y que sólo se ponga un poco fea la mitad exterior de la primera rodaja –y si la pones boca abajo parecerá que está recién cortada–.


Luego, está la cuestión del corazón. El método oficial lo tira y he visto que muchos son los que lo hacen también. El corazón de la piña es más duro que el resto de la pulpa del fruto, tiene unas fibras longitudinales y si lo quieres comer a lo largo dudo que lo consigas cortar con los dientes. Esto no quita que sea muy sabroso. Tiene menos dulzor que el resto de la pulpa y si lo cortas en trozos pequeños es como piña crujiente, parecido a un palmito. En la piña enlatada no tenemos el corazón seguramente porque es fruta que recogen muy verde y debe estar realmente muy duro y ser incluso insípido. También puede ser que lo usen para hacer zumo o algún otro producto derivado. La imagen de una piña en rodajas agujereadas seguramente sea un factor que anime a muchos a tirar el corazón sin probarlo. Yo les aconsejo que le den una oportunidad. En una piña que está madura el corazón está bien bueno si lo cortas en trozos pequeños que te permitan morderlo verticalmente. Yo, al ir seccionando las rodajas intento que los trozos lleven en la puntita un trozo de corazón. Cuando lo masticas le da un final crujiente y un poco más soso a cada pedazo que me encanta. Si no, también lo podéis comer por separado, está igual de bueno.

jueves, 22 de octubre de 2009

Comiendo en Nueva York

Nueva York es una ciudad apasionante. Hay tantas cosas para ver, tantos sitios que visitar, está tan lleno de vida que da igual el tiempo que pases allí porque nunca será suficiente. Y claro, al final comer se convierte en algo totalmente secundario, en un perrito de camino al Metropolitan o una parada de diez minutos en un McDonald's... no por nada el concepto de "fast-food" es tan típicamente americano.
Sin embargo en todo hay clases, y en Nueva York hay un buen número de locales famosos por su comida rápida desde hace más de cien años. Como no se puede estar a todo (museos, barrios, compras, comer...) al final sólo pudimos visitar dos de ellos: PJ Clarke's y Lombardi's.

PJ Clarke's
La página web del PJ Clarke's ofrece las siguientes indicaciones para llegar: Jump into a Taxi and say, "take me to P.J. Clarke's." If the driver asks you for directions, jump into another cab. Sí, este sitio es un clásico: un pequeño edificio enterrado entre los rascacielos del West Midtown en cuyas mesas han comido Frank Sinatra o Jackie Kennedy.
Tomada del Flickr de SIDEWAY_STORY
El sitio está siempre lleno y casi seguro que si vais a mediodía tendréis que esperar un rato para comer. Sin embargo, la cocina está abierta todo el día así que el plan perfecto es acercarse algo más tarde (sobre las 15:00, por ejemplo) y pedir una Cadillac Burguer. Deliciosas, hechas con carne de primera, tan tiernas que no haría falta masticarlas... una de las mejores hamburguesas que he probado en mi vida.

Como recomendación os diría que, para redondear la experiencia neoyorquina, acompañaseis la hamburguesa con una Brooklyn Lager, una cerveza elaborada en una pequeña fábrica creada en Brooklyn a finales de los años 80 que se ha hecho bastante famosa en la ciudad.

Lombardi's
Creada en 1905, Lombardi's presume de ser la primera pizzería de Nueva York. Escondida entre las calles de Little Italy, es un sitio un poco difícil de encontrar durante el día pero inconfundible de noche por la enorme cola que se forma en su puerta.

En general, la experiencia de comer en Lombardi's no es buena. El trato de los camareros es deficiente, posiblemente por la gran cantidad de gente que tienen que atender pero es una pequeña decepción en una ciudad donde la atención al cliente suele ser exquisita. Las mesas están tan cerca unas de otras que roza lo incómodo, y desde que ordenamos nuestra pizza (tomate, ricotta, espinacas y salchicha) hasta que nos la sirvieron pasaría una hora larga.

Aunque la verdad es que no habíamos entrado con buen pie en Lombardi's, todo hubiese quedado en nada si su famosa pizza en horno de carbón fuese, como la propia web de Lombardi's proclama, "Best on the Planet". Sin embargo el producto que ofrecen es de lo más normal: la masa tenía un sabor muy anodino, la textura de la salchicha era bastante acartonada y la ricotta tenía un sabor tan potente que enmascaraba todos los demás ingredientes. Un sitio, para mí, recomendable como curiosidad pero no desde un punto de vista gastronómico.
Ah, y otra recomendación para los más previsores: cuando estuvimos allí de vacaciones teníamos previsto ir a cenar al Peter Luger, un famosísimo restaurante que encabeza todas las listas de steakhouses en Nueva York que pudimos encontrar. Nos acercamos hasta su local en Brooklyn y mientras tomábamos unas cervezas comentábamos que las paredes estaban llenas de premios y distinciones "Best Steakhouse" de todas las guías y páginas web imaginables. Cuando fuimos a preguntar si tenían alguna mesa libre, nos comentaron que estaba todo reservado... durante los próximos tres meses. El sitio tenía una pinta brutal, así que no digáis que no estáis avisados: os toca ir y contarlo.

domingo, 4 de octubre de 2009

X Xantanza: Culler de Pau

Bueno, esta semana pasada ha tenido lugar la X Xantanza (BlogoGastronómica). A lo mejor todo esto suena como muy grandilocuente. La Xantanza en realidad en la reunión de un grupo de amigos (o conocidos, como prefirais) que viniendo de diferentes lugares de Galicia, nos juntamos un fin de semana (cada 3 meses) en algún lugar de Galicia. La Xantanza puede empezar de diferentes maneras (visita a una bodega, a una fábrica de Marron Glacé,...) pero habitualmente tiene un intermedio en el que disfrutamos de una buena comida, hablamos mucho y (se está convirtiendo en un clásico esto tambien) termina en una sobremesa larga disfrutando de un G&T.

En esta ocasión, hicimos una visita al Restaurante Culler de Pau en O Grove (en el Municipio de O Grove, porque se encuentra en la parroquia de Reboreda). En esto a lo mejor me equivoco (porque tengo una memoria un poco desastrosa), pero además era una buena oportunidad de que todos pudiesemos conocer un nuevo restaurante porque abrió este mismo año.

Como en esto de la comida, por muy bien que yo pueda escribir (que no lo hago demasiado bien) siempre va a apetecer mucho más ver las imágenes. He aquí las fotos de nuestra comida (que con alguna diferencia es más o menos equivalente al menú de degustación que ofrecen por 36€ - ya juzgareis si no es buen precio):


Ahora que ya se han visto los platos, ya puedo dar mi opinión sobre mis favoritos o no. Antes de nada, quería mencionar que una de las cosas por las que se ha hablado bastante de Culler de Pau es porque trabajan dos cocineros japoneses. Tambien trabajan una peruana y un mexicano (que a mi me parece que culinariamente son mucho tanto o más exóticos en Galicia) - de hecho estamos hablando de dos cocinas (la Peruana y la Mexicana) tremendamente interesantes. Dejando aparte de la anécdota de que haya cocineros de diferentes paises trabajando en el restaurante, yo aviso que nadie vaya con ideas de cocina exótica. En el Culler de Pau la comida tiene siempre sorpresas pero no es un restaurante de comida exótica.

El menú de degustación está muy bien escogido, casi todos los platos me parecen destacadísimos y me han dejado muy sorprendido.
  • El bocadillo de Chocos con huevo es una manera muy original de preparar la carne del choco. En Galicia tenemos una preparación típica (en su tinta) y estamos ya muy acostumbrados a una textura un poco gomosa del producto. En este plato estaba tan tierna que no sabías a ciencia cierta si era peixe goma (como llamamos de broma entre los amigos a todos los cefalópodos) o peixe blanco. Y aún más curiosa es la combinación con huevo, que a mi no se me hubiera ocurrido nunca.
  • Pero un poquitín más me gustó la albóndiga de buey en caldo. No del buey que pasta hierbas si no de ese crustaceo con pinzas enormes que tanto nos gusta comer en Galicia. Es un plato muy sencillo, pero me encanta la idea de tomarme un buen caldo (y quedó fantástico un buen menú). Viene con una pequeña sorpresa: los granitos que flotaban en el caldo eran granos crujientes de arroz (como si fueran krispies).
  • Si me parecía arriesgado lo de combinar chocos con huevo, el hecho de servir vieira, cebolla y tocino... es atrevidísimo. Para muchos obesionados, la sola mención de grasa animal (tocino en este caso) les debe causar enfermedad. Tampoco hay que exagerar, un poco de grasa no tiene ningún problema, y en cuanto a sabor la combinación de su sabor con el de la vieira nunca me hubiese parecido tan adecuada.
  • Lo sencillo puede ser complicado. El plato que aparentemente más sencillo puede tener muchísimos ingredientes: navajas, algas, okra y pino. Eso sí, o el aroma de pino era muy sutil, o tengo muy poco paladar, porque no me di cuenta de ningún sabor a pino. El caldo de algas (el único toque oriental de la comida) estaba tambien muy bueno. (Una vez más queda en evidencia que me gustan muchísimo los caldos claros).
  • Por lo que estoy comprobando en las Xantanzas, el huevo se ha convertido en un ingrediente muy recurrente en diversos restaurantes gallegos. En este caso, el plato de huevo, queso San Simón y miga de pan, esta muy logrado. Sobre todo me sorprendió la textura suave y nada empalagosa de la crema de queso (a mi no me gusta mucho el queso fundido o cocinado, y en este caso no me desagradó nada).
  • En el menú hay dos platos con toque muy clásico: un roastbeef y una merluza en caldeirada. Los dos no tienen defecto. Pero no se si es porque me había quedado más impresionado con los platos anteriores, pero no los voy a destacar tanto (eso sí, que no se entienda que digo que están mal). De elegir un preferido, la merluza, que estaba fresquísima y a muy buen punto de cocción (o el que ma mi me gusta, que en esto puede haber polémica sin fin).
  • Voy a cambiar el orden. El postre que me dejó epatado fué el de crema de café-cacao, helado de leche y torrija. Especialmente por la textura del granulado de cacao que estaba por encima del café. Era doble placer en la lengua: el táctil y el sabor.
  • Pero quedaría con duda de la sorpresa del helado de remolacha. ¿Remolacha en el postre? Pues sí, fantásticamente. (En cambio el yogur de coco estaba insulso).
En resumen, el menú es fantástico. Ah como pequeña nota traviesa, comentar que acompañamos la comida con los siguientes vinos:
  • Para los pescados: Valdesil 2007 D.O Valedorras
  • Para la carne y la caldeirada: Abadía de Gomariz 2006 D.O Riberio
  • Con los postres: MR . D.O Málaga
Pues sí, en plena boca de ría de Arousa, y no tomamos ningún Albariño. No quiere decir nada. Tan sólo es una coincidencia. Todos los vinos estuvieron perfectos.

Relato de la comida en palabras de:

viernes, 2 de octubre de 2009

A francesinha 'orixinal' na Regaleira

Unha vez máis retornei de visita a Porto (estame a encantar a Cidade, cada vez que retorno topo algo novo que me chista, e nunca dou cansado). E dende hai 2 anos a miña visita a Porto inclúe unha obligación: probar Francesinha nun sitio diferente.

Desta vez se trata de algo especial: estiven no Restaurante A Regaleira, lugar onde se preparou a primeira Francesinha alá polos anos 50. De todas formas, ainda que fosen as primeiras e as orixinais, quero avisar ós francesinha lovers que son bastante decepcionantes: son máis pequenas do habitual (o pan de molde que usan é de superficie inusualmente pequena - en cambio está cortado cun ancho grandísimo), e o compango non é moi abondoso. (Case calqueira outro sitio de Porto no que teño comido ofrecían Francesinhas máis grandes e moito máis cheas: eu recomendaríavos mellor ir a tomar a  francesinha do Café Santiago a apenas uns 300 m de distancia).

Pero.... para un francesinha aficionado... compre visitar o restaurante e probala canda menos unha vez. Ademáis, coma neste caso comín na barra puiden ver todo o proceso de preparación do petisco. Contrariamente ó que podía ter pensado, non se usa un forno para nada. Todo sea fai nun grill de doble plancha (como se fuese unha sandwichera xigante). [ Influencia Francesa clarísimamente: mentras que en España o que triunfa nas cafeterías é a plancha, en Francia o que hai son grills de doble cara:  o que fai que croque monsieur veñan raiados]. O toque final (as cuatro láminas de queixo que pechan o conxunto) fundense tamén no grill (bastante rato, por certo). 

Ah, nota final, se ben a francesinha non é das mellores de Porto, o mollo está entre os mellores. Canda menos é especial. Nótaselle que está feito de cocido de carne ou algo así. Ten moi bó sabor. (Tampoco pica demasiado).

Pero bueno, o resumo ven sendo que cobran 9.50€ por unha francesinha bastante cativa (e sen nada para acompañar). 

Restaurante A Regaleira (mapa)
R. do Bonjardim 87,
4000 Santo Ildefonso,
Porto, Porto, Portugal

viernes, 4 de septiembre de 2009

Osushi para llevar...

Lo de tener que cenar en la oficina no es algo que me resulte inhabitual. Aunque me parezca muy poco justificado, en el tipo de trabajo que hago se estila mucho lo de haya que quedarse hasta altas horas en la oficina (lo cual para mi es señal de que algo se está haciendo mal... pero esto ya es otra historia). Una de las peores cosas de estas noches en la oficina (y no es que me hayan tocado muchas veces, lo cual no se si quiere decir que he tenido mucha suerte o no hacía tan mal las cosas...) es la poca variedad de comida que puedes pedir que te traigan a casa.

Me sorprendía ver que muchos de mis (antiguos) compañeros de trabajo parecian muy satisfechos de comer todos los dias pizza (como podeis entender sí que había gente que se quedaba todos los días a trabajar tarde). Yo nunca hubiera sido capaz. De hecho las pocas veces que me quedaba movía Roma con Santiago para intentar encontrar otra cosa diferente. Y no os penseis, incluso en Madrid, había poca cosa.

Bueno, antes de enrollarme, pues el otro día me enteré que en Vigo se puede pedir comida japonesa para llevar : en Oh! Sushi. Eso ya me gusta más. Para quien le apetezca, ya tiene una opción más de encargar comida para llevar a casa y que no sea ni pizza, ni chino cutre, ni tortilla (lo siento por el de TeleTortiya pero a mi la tortilla me parece bien para un pincho, pero una comida entera a base de tortilla me parece abusar un rato del plato - eso sí, a la gente le gusta).

Bueno, y de paso mate un gusanillo, que tenía ganas de ver como era la comida del Oh! Sushi, pero nunca había encontrado día para ir.

En la página web de Oh! Sushi hay un montón de fotos del propio cocinero, para que podais ver la maña que le da en la cocina, pero curiosamente no hay ninguna foto de los menús para llevar. He aquí las fotos de los que pedimos para que decidais antes de pedir:
Menú Bento Caliente:


Menú Bento Sushi:



Oh! Sushi (mapa)
Avenida de la Florida 10,
36210 Vigo

Mesón Mexicano en Tourón

El fin de semana pasado estuve visitando Ponte Caldelas por equivocación. (No quiero decir que sea equivocado visitar Ponte Caldelas, todo lo contrario, el pueblo es muy bonito y me encanta el paseo fluvial. La equivocación es que debía haber ido el viernes y por error aparecí allí el sábado, con lo que la visita ya no tenía sentido). Bueno, pero ya que estaba allí decidí ir a comer mexicano. ¿Cocina mexicana en Pontecaldelas? Son las cosas que tuvo la emigración gallega.

El restaurante no está en Ponte Caldelas exactamente, si no en la parroquia de Tourón, a unos 6 kilómetros en la carretera Pontevedra (mapa). Se llama Mesón Mexicano.

Tienen bastante varieda de platos, yo me dediqué a unos antojitos: sopes de pollo y carne enchilada: 


(Estos no son los sopes del Mesón Mexicano, pero he incluido la foto para ilustar en que consiste el plato).

Dos platos, dos bebidas me salieron por 17€.

¿Mi valoración? Comida auténtica mexicana, y a precio no muy exagerado. Un poco cutre en la presentación de los platos, pero buen sabor. No es que me parezca malo, pero prefiero el Chilam Balam (es que tiene un nivelazo de la leche). Pero para la gente que viva por la zona de Pontevedra, es una buena oportunidad de acercarse a cocina Mexicana.

Mesón Mexicano  (mapa)
Tourón, 38
36829 Ponte Caldelas
Teléfono: +34(986)750650 

martes, 1 de septiembre de 2009

Mesón o Cruce: Bóa carne, interesante restaurante

Mesón o Cruce (Vilatuxe)

Se algunha vez pasades en coche por Vilatuxe, un pouco despois da gasolineira se ve este cartel, que anuncia negocio combinado: mesón e carnicería. O mesón é un moi bó sitio para parar a xantar, e tal coma parecería por ser tamén carniceiros, é un sitio moi bó para comer carne.

A primeira cousa que non esperaba eu (se ben o local ten un exterior moi coidado) é que ten un sala moi cuquiña, elegante e ben decorada (con fotos en gran tamaño dos montes que rodean Vilatuxe).

Segunda pequena sorpresa é que ten unha lista de viños máis ampla do que un esperaría(típica eso sí - Rioxas, Riberas del Duero, Albariños - pero non escasa de todo). De feito unha das cousas que nos fixo gracia é que xa aparecen as puntuacións Parker xunto ós viños (nos escollesmos un Valduero Crianza que se supuña con puntuación 92 de Parker - estivo ben).

Para confirmar a nosa suposición (carnicería + mesón: bóa carne) tomamos todos carne (e diversos tipos): croca, costela, filete e chuleta de tenreira. Perfectas, no seu punto, que viñan con escentilantes escamas de sal de Maldon enriba (estaban tan ben as pezas de carne que só lle podo criticar esto, que se pasaron un rato co sal...). Acomapañadas cunhas patacas fritidas que merecen mención. Vamos, o clásico menú de carretera "bisté con patatas" pero en plan memorable.



Un plato de carne para cada un, unha botella de Valduero, sainos por uns 15€ por persoa.

(Nota adicional: no menú tamén se anuncia en temporada de caza pratos de perdiz, xabarín e corzo. Eu canda menos estou a pensar en me achegar este outono a ver se tan bóa man coma teñen para a tenreira teñena para a caza).

(Nota adicional bis: en febreiro hai unha oferta especial de cocido - o cocido podese encargar tamén en calqueira momento do ano - podedes ler sobre o cocido de O Cruce en Capítulo 0).

Mesón O Cruce (mapa)
Vilatuxe, s/n
36519 Lalin - (PONTEVEDRA)
Telefono: 986 782 428

lunes, 31 de agosto de 2009

Toreras

Ya he comentado en ocasion anteriores que me gustan mucho las "banderillas"
(banderillas de encurtidos). En mi caso todo tiene una justificación histórica,
todo empezó hace unos 7 años cuando pasé una semana trabajando en Bilbao, y
aparte de los muchos pinchos, casi todos los bares de Bilbao preparan ellos
mismos unas banderillas buenísimas - a años luz que cualquiera que puedas
comprar envasadas, pero bueno, yo por comodidad recurro a las banderillas
ya preparadas.
La semana pasada me compré una lata de Banderillas "Toreras",
más que nada porque el diseño de la lata es todo un clásico. Como diseño
industrial un clásico a conservar, pero en calidad, no demasiado buenas
(prefiero las de "El Faro") y lo peor es el cutrismo de dejar la lata medio
vacía (por el mismo precio tienes 6 banderillas más de otra marca).

viernes, 17 de julio de 2009

Minty Mints

Merece la pena estudiar la fascinación que tenemos por los sabores fuertes. El otro día XFraga escribía sobre los Trebor Extra Strong Mints. No los he podido probar. Pero el nombre sugiere que son de sabor fuerte y para alguna gente desagradable. ¿No?

Para mi los más fuertes que he probado son los clásicos Fisherman Friends (la versión original, los nuevos sabores y los light pierden la escencia del original). Eso sí, tienen una pequeña trampa: tienen capsaicina además de mentol y eucaliptol. (La capsaicina es el componente que hace picar a los pimientos y además hace que el cuerpo produzca endorfinas).

Aunque el nombre de los Trebor podría ser una artimaña comercial. Como los famosos Altoids, cuyo lema es "Curiously Strong Mints". Pues contrariamente al lema a mi no me parecen tan fuertes.

Y como en Laconada tiramos mucho al lado gabacho, pues vamos a hacer referencia a uno de los clásicos franceses. Aunque en realidad tiene sabor a regaliz, lo cierto es que es fuerte, fuerte (y eso que son muy pequeñitos):



Los famosos Cachou Lajauine, orgullo de Toulouse. Por cierto que el cachou es la nuez de la areca, que es una planta medicinal (y hasta cierto punto tóxica). Y que se masca junto a la hoja del betel (y equivocádamente se llama nuez de betel). Y es precisamente areca y betel lo que venden las Betel Nut Beauties en Taiwan. (Con lo que el Cachou Lajaune hasta va a ser adictivo y peligroso).

Y nota final, porque todo está relacionado: los Trebor Mints y el Cachou Lajaunie actualmente los fabrica la misma empresa: Cadbury-Schweppes.

martes, 14 de julio de 2009

Monster Energy


Dicen que la publicidad no funciona, pero yo, desde que ha empezado la temporada de Fórmula 1, reviso todas los bares y tiendas buscando algún rastro de la Red Bull Cola que decora los alerones traseros de los monplazas RBR y STR. Lo malo, es que la publicidad de la F1 es mucho más global que el Gadis y del mismo modo que en España no podemos tener un teléfono Red Bull Mobile parece que tampoco podemos acceder a la Red Bull Cola de momento. Mientras tanto, me he dedicado a probar Monster Energy la bebida que se anuncia con tres rayas verdes que rasgan el casco de Jenson Button.

He podido acceder a dos versiones de Monster Energy, la normal (con el logo verde) y la Ripper (con el logo amarillo) que se diferencian en que una bebida energética a palo seco y la otra es una bebida energética con zumo, según la lata 50% zumo y 100% monster. Pero por lo que he visto al buscar información, en otras tierras, como los EE.UU., no sólo hay muchos sabores más (Lo-carb, Khaos, M-80, Mixxd, Assault...) sino que también hay gente tan "fanática" del brebaje que venden unas latas con un diseño especial para el Campeonato de España de MotoGP catalogándolas como "Import".

Sobre la verde diré que hay que prestarle atención a lo que pone en la lata:
De nuestros laboratorios "salio" (la falta de ortografía no es mía) la fórmula que te proporciona el doble de estímulo que una bebida energética de tamaño normal.

La fórmula no parece muy secreta ya que 500ml son el doble de 250ml, que es el tamaño típico de las latas de bebidas energética. Y eso es lo que es el Monster Energy verde, una lata de 500ml de bebida energética con el típico sabor a chupa-chup de cereza artificiosa. Así que si eres de los que toma Red Bull como si fueran petit suisse pues deberías estar muy contento. Si eres de los que, como yo, te parece una burrada, deberías asustarte porque ahora Red Bull ha sacado latas de 350ml, lo cual me hace pensar si tomas mucha taurina con cafeína puede ser que te inmunices.

La amarilla, que era la que realmente me llamaba la atención -en el fondo cogí la verde sólo como muestra-, es, al menos, distinta de otras bebidas energéticas. Tiene aspecto de cerveza con zumo de piña. Y el sabor, seguramente sea el mismo que mezclar Red Bull con zumo de piña y un poco de zumo de manzana, porque tiene un fondo que me recuerda al Kas de este sabor. Lo cual, es un poco extraño porque se supone que lleva aromas exóticos como mango y guaraná. Vaya, no sé porqué tenía la idea de que llevaba mango y frutos exóticos, leyendo los ingredientes veo que lo que lleva es zumo concrentrado de piña, manzana y granadilla. Así que además de sorprenderme porque parece que tengo mejor paladar de lo que pensaba (aún si la granadilla se me escapó y se me sigue escapando porque me parece que en la boca se nota más cereza y piña que otra cosa) tengo que reconocer que el Monster Ripper "está logrado": sabe a lo que promete.


La conclusión de la "cata" es que como comentaba Xose, las bebidas energéticas vienen todas del mundo asiático y no hay ningún secreto sobre cómo hacerlas. Así que cualquiera con suficiente iniciativa, buen márketing y buena logística puede entrar en ese mercado de forma existosa sin tener que enfrentarse al inconveniente que supone competir en otros segmentos como el de los refrescos de cola y "la fórmula secreta" de Coca-Cola. En esto anda Monster Energy, aunque de un modo más chavacano que Red Bull. Y parece que acudiendo a lo que le gusta a los yankees (coches con ruedas grandes levantando polvo y chicas en bikini), introduciendo un aspecto gamberro (su Monster Army tiene muchos "tarados") y añadiendo un poco de diversidad (mezclando la típica bebida energética con algún concentrado de frutas) sí están entrando en un mercado que parecía tener controlado cierto millonario austriaco.

Como curiosidad, me he topado con un set en flickr sobre latas de bebidas energéticas en los EE.UU.

jueves, 9 de julio de 2009

Todo menos el gruñido

A través de Borralleira he descubierto este set de fotos de John Barlow, y no he podido resistir: ¡tenia que darles cancha!



Bueno, las fotos no necesitan explicación alguna, pero creo que sí alguno tendrá curiosidad en saber su origen. John Barlow estuvo viajando por Galicia para escribir un libro llamado "Everything but the squeal" (traducción mala mía: "Todo menos el gruñido"). El título del libro explica su contenido: de un cerdo se come todo. Todo, menos el gruñido, claro está. El libro trata de la obsesión de Galicia con el cerdo. Estas fotos son las que tomó durante este viaje.

Desconozco si el libro está traducido al español (o al gallego) pero entendiendo algo de inglés es  posible leer el primer capítulo del libro gratuitamente en Internet.

martes, 7 de julio de 2009

IX Xantanza: Restaurante Alborada

El domingo pasado ha tenido lugar la IX Xantanza Blogogastronómica (o Blogastronómica sea cual sea su nombre oficial). Esta vez tuvo lugar en el restaurante coruñés Alborada:

Restaurante Alborada (mapa)
Paseo Marítimo 25
A Coruña
Teléfono: 981-929201
http://restaurantealborada.com

En esta ocasión el anfitrión (y perfecto organizador) fue "Manuel Foucellas". Pero también fue en cierta manera co-anfitrión (porque en A Coruña, nadie es forastero, no importa que hubiese nacido en otro lugar) Melvin. Y digo lo de co-anfitrión porque tan bien como Manuel las artes de Luis Vieira (el chef del Alborada - y no quiero olvidarme de Iria, pero creo que no trabajó ese día) .

Y como hoy no es el mejor día de mi vida y no encuentro mi mejor inspiración para la escritura, voy a dejar que las imágenes de los platos hablen por sí mismas:


De esta visita al Alborada voy a arriesgar a soltar unas cuantas ideas:

  • En los snacks (o pre-entantres) los cocineros se atreven con algunas de las ideas más arriesgadas. En este menú a mi me llamó sobre todo la atención un crujiente muy muy tostado (casi carbonizado) que acompañaba al maíz.
  • Otra cosa que me llamo la atención de este cocinero es un cierto toque mediterraneo (que me pegen si a alguno esto le parece mucho decir): ese arroz negre, el plato con alcachofas, los entrantes con aceitunas... No son muy habituales estas referencias entre los cocineros en Galicia, y me han parecido muy originales.
  • Lo que se lleva son los pescados azules. No puedo generalizar porque no he visitado demasiados restaurantes de vanguardia estos meses, pero por lo que he visto en las Xantanzas y en crónicas de otros blogogastrónomos, el pescado azul (sardinas, anchoas, caballas, atún, salmonetes - es pescado azul) es el preferido de los cocineros modernos. Como anéctoda cuando regresé de la Xantanza, me dijeron "¿tomaches moito peixe plano?, porque isto é o que poñen nos restaurantes de postín, ¿non sí?". Pues parece que no.

Mis platos favoritos:


From IX Xantanza: Alborada
Las Alcachofas de temporada con pulpo, jamón y aceite de morcilla: nunca había tomado alcachofas fritas, ni imaginaba que pudiesen saber tan bien. Y el ariesgado toque de la morcilla... combinando con el pulpo.... no desentonaba.

From IX Xantanza: Alborada

Huevos rotos con cigalas, patatas y aceite de trufa: es curioso lo gratificantes que son las cosas más sencillas. Me lo parece a mi, pero últimamente estamos todos muy entusiasmados con platos de huevo. ¿Será que lo familiar y lo que nos trae recuerdos del pasado siempre gana? Podría, pero no deja de ser arriesgado. La combinación de la cigala (hubo hasta 3 veces cigala en el menú) no desentonó nada. Y como prueba definitiva: casi todos limpiamos el plato con el pan. Vamos, éxito rotundo. ¿No?

From IX Xantanza: Alborada

Las patas de Nécora rebozadas: estaban buenísimas (y lo digo yo, que paso un rato largo del marisco). No se como se las apañaron para limpiar las patas enteras, pero me recordaron a los típicos soft-shell crabs americanos. (Yo creo que en Galicia no se pescan los crustaceos cuando estan mudando el caparazón... pero no lo se).

From IX Xantanza: Alborada

La parrillada de verduras en papel fata desconcertaba un poco: no parecía haber pasado por la parrilla (pero digo que parecía: puedo estar equivocándome completamente). Puede que una preparación de lucimiento técnico del cocinero (a lo mejor no es tan sencillo como aparenta), pero a mi me pareció muy compensada la presencia del plato dentro del menú: ¡tenemos que tomar muchas verduras! Y estaban buenísimas.

Mención especial: los postres

Hay que hacer una lista especial para referirse a los postres. Más que nada porque tenían que estar buenos para que después de 10 platos (más de 10 porque hubo varios snacks) no dejásemos nada de postre: golosos que somos.
De los postres, el que más me gustó fue justo el único del que no tengo foto: el bizcocho que venía nadando dentro del mojito. La torrija con helado de torrija me gustó en su conjunto y en la primavera me pareció fantástico el helado de vainilla.

Y las pequeños problemas


From IX Xantanza: Alborada

En mi plato de puntillas de la Ría con arroz negro y alioli las puntillas estaba demasiado saladas. ¡Que mala suerte! Porque le tenía muchas ganas.

From IX Xantanza: Alborada

Y en el plato de cochinillo con polvo de pistacho iraní, orjeones y sal negra, un problema parecido. No, no es que el cochinillo estuviese muy salado. Estaba en su punto. El problema es que todo estaba en su punto de sal, entonces no se podía combinar con la sal. A lo mejor la sal estaba de adorno. Pero en ese caso, si que soy crítico: si se incluye sal en un plato, creo que debería ser porque el plato lo requiere. ¿No? Por lo demás, el punto del cochinillo perfecto, y la combinación con los sabores orientales (orejones y pistacho) son de estas cosas que me gustan.

La Xantanza desde otros puntos de vista:


Blogastrónomos por Melvin
Restaurante Alborada, na Coruña: as identidades gastronómicas do Norte por Manolo Gago
IX Xantanza: Restaurante Alborada por Gourmet de Provincias
IX Xantanza: el Alborada superó el reto por Foucellas
IX Xantanza no Restaurante Alborada. Homenaxe á cigala por Makeijan
Ideas ao fío dunha xantanza por Borralleira

viernes, 3 de julio de 2009

El 'post' del Vermouth

De la misma manera que hay una hora para tomar el vermouth: la hora del vermú (aunque luego te tomes unas cervezas o una copa de vino blanco, se dice genericamente 'ir a tomar un vermú'); vamos a hacer un post sobre el vermouth.

Y vamos a hablar sobre los mejores vermouths españoles (en la modesta opinión del que escribe):

Vermouth Martinez Lacuesta
La primera vez que supe de este vermouth fue a través de unos carteles de estos de los años 30 que adornaban las paredes de un bar. Unos de estos carteles que ponen de adorno para dar un aire retro. Pero por mucho cartel no había vermut en el bar. Así que pensé que tal vez fué un producto de hace muchos años que luego desapareció.

Pero un día paramos a tomar un vermú en La Vera (Almería). Y aunque la intención inicial era tomar unas cervezas, decidimos preguntar si había vermú: "tenemó vermú martine". Nos dijo con deje almeriense la camarera. "Nosotros somos de vermú español, nada de productos italianos", respondimos. Insistió la camarera: "no e martini, e martine" y nos enseño la botella. Era una botella de Vermouth Rojo Martinez-Lacuesta Reserva. ¡Una delicia!

Bodegas Martinez Lacuesta
(Vermouth riojano)

Vermouth Yzaguirre
Pero dejando aparte el caso riojano, lo cierto es que parece que la mayoría de los productores (al menos los más famosos) de vermouth en Cataluña. Las bodegas Sort del Castell, cerca de Reus preparan el famoso Vermouth Yzaguirre.

De este vermouth mi memoria se acuerda sobre todo del fantástico pescado con aroma de vermouth Yzaguirre que preparan en el restaurante Limbo de Barcelona.

Vermouth Yzaguirre

Vermouth Miró Salvat
Y no dejemos fuera a una bodega que prepara un vermut un poco menos exclusivo (pero cuidado, que tienen un par de reservas que deben ser tremendos). Pero nosotros nos acordamos sobre todo de esas botellas de 2 litros de Vermouth Casero, que daban para muchos y muchos aperitivos en casa mientras nos daba el sol y picoteabamos en aceitunas.

Vermouth Miro Salvat

Vermouth Yzaguirre Reserva Especial
Vermouth Yzaguirre por JaulaDeArdilla

Vermut Sáenz
Se trata de un Vermut andaluz (de Huelva). Suavecito, dulzón y con un sabor muy especiado. Muy, muy agradable para el aperitivo. De Bodegas del Diezmo Nuevo

martes, 30 de junio de 2009

Schuss, Splash y el aroma de limón perdido


Soy un apasionado de las gaseosas, así que cuando veo alguna que no conozco, me lanzo. Por eso tengo en casa una botella de gaseosa Schuss aún si en la etiqueta se anuncia con letras grandes que es un producto de Coca-Cola. No es que tenga nada contra Coca-Cola pero el buen bebedor de gaseosa sabe que la calidad de las gaseosas es inversamente proporcional a la capacidad de distribución del producto.

Si no fuera por la presencia de las palabras "Compañía Coca-Cola", lo que es la botella tiene una buena presencia cuando la ves muy de lejos. En cuanto te acercas un poco se convierte en la típica botella PET intentando darse un aire retro. Mal rollo. Las marcas tradicionales de gaseosa usan botellas de plástico cutre con pinta de botellas de plástico cutre. Doble mal rollo cuando empiezas a leer la pegatina. Los ingredientes son todos artificiales -todavía hay marcas de gaseosa que añaden raspadura de limón- y ni siquiera aparece el esperanzador "aroma de limón" tan común en las marcas blancas. Luego vuelves a ver en la frontal lo de Coca-cola esrito en grande, así que supiras. ¿Qué garantía de calidad te ofrece un melón con una pegatina que pone "sandía"? Esto es lo mismo. Los que tomamos la gaseosa a palo seco, sabemos que existe coca-cola y aún así seguimos dándole a la gaseosa; está claro que no somos el "objetivo".

La cata es muy decepcionante. La burbuja es de las toscas. Mucho gas en el primer sorbo y tan poca persistencia que ya se nota aguada el segundo. Sabor a agua dulce con aromas perdidos. Incluso peor que La Casera en PET -puede que no lo sepan, pero existe una versión en botella de cristal que es una gaseosa decente-.

Lo gracioso es que he buscado información sobre el producto en la web de Coca-Cola.es y la única gaseosa que sale se llama Splash. Lo triste, es que, el resumen de la película nos cuenta de que aún si es una gaseosa mala acabaremos aguantándola en un montón de bares porque está detrás Coca-cola y sabemos que esto de la logística importa.

lunes, 29 de junio de 2009

Back to BCN

Hace un mes tuve una visita fugaz (y muy rockanrolera) a Barcelona. Había pasado casi un año desde que me había marchado definitivamente de la ciudad y el regreso a la ciudad despertó en mi una grandísima añoranza (¿porque me habré yo marchado de Barcelona?). Y para combatir esta melancolía me acerqué a algunos de los lugares de los que mejores recuerdos culinarios guardo de Barcelona.

Pinotxo en la Boquería


¡Que poco original que soy! No hay otro sitio más prototípico de la ciudad que este quiosco en el Mercado de la Boquería. Aparece en todas las guías turísticas (extranjeras al menos). De todas formas yo no lo descubrí a través de una guía, si no por una recomendación de Gourmet de Provincias. Sea cual sea la opinión general del mundo gastronómico barcelonés, para mi es un lugar con una cierta magia.

Porque tiene esta combinación heterodoxa de clientela: los turistas extranjeros (anglosajones mayormente) que aparecen con su "Do you speak english?" para luego seguir con un "Give us whatever you think is best...", los señores mayores (solos) que paran un rato a tomarse su copita de cava, madres que han venido a hacer la compra en la Boquería y que piden un bocadillo para la niña que les acompaña,... Y a todos se trata por igual, sin que yo vea preferencia al turista que va a tomarse 4 platos o que se engañe a estos con platos malos y caros. 

Pero aún más especial es Juanito (alias Pinotxo). Yo no he ido muchas veces al Pinotxo, ni soy nadie especial. Pero la segunda vez que estaba allí llegué a las 15:00 y por supuesto, estaba toda la barra llena, y las 3 mesitas que hay en una esquina también. Estuvimos esperando un rato hasta que tuvimos la suerte que una de las mesitas quedó libre y nos pudo atender el sobrino de Juanito. Cuando fuimos a pagar, Juanito nos reconoció: "¿al final conseguisteis mesa? ¡¡Cuanto me alegro!! Os había visto aquí esperando en la barra y cuando vi que ya no estabais pensé que os habíais tenido que ir sin comer". Menudo don de gentes que tiene Juanito. 

Esta visita quedé un poco preocupado, porque no estaba Juanito. Era un Viernes por la mañana, y no se si ese día libra, pero yo recuerdo de otras visitas que he hecho los Viernes y ahí estaba. Tengo una cierto recuerdo nebuloso de haber leido en algún lado que Juanito sufrió una enfermedad recientemente... Pero aunque he mirado en prensa de Internet no llego a ver ninguna noticia la respecto. ¿Estará bien Juanito? ¿Se habrá retirado?

Judias con chipirones en el Pinotxo de la Boqueria
¿Que es lo que tomamos? Me tome un plato de habitas tiernas con chipirones (el de la foto). Ya tenía yo ganas de probar este plato y he de decir que estaba tan bueno como imaginaba. Me gustó mucho el toque fresco que le da el perejil fresco que le ponen por encima. (Y por ponerle un pero, si tal la sorpresa de encontrar granos de sal grueso por encima, que a alguno puede que le moleste el rechinar de la sal con los dientes).

Menu: plato de chipirones y  caña de cerveza Pilsener - 14€
(Nota: el Pinotxo ofrece platos mucho más baratos que este: se puede comer por 6€, pero ese día quería probar algo especial)

Bar Pinotxo (mapa)
Mercat de la Boquería
Barcelona

Orxateria "El Tío Che" en el Poble Nou


Horchateria El Tio Che en el Poble Nou
Aunque aún era Mayo, ya hacía un tiempo muy caluroso y húmedo, así que me apetecía tomar algo refrescante y me acerqué a tomarme medio litro de horchata en El Tío Che, al principio de la Rabla del Poble Nou. Además de horchatas, tiene helados artesanos, granizados de café,... Pero si hay algo que no puedo tomar en Galicia es una buena horchata de chufa natural, así que había que aprovechar.

Un vaso de Orxata de El Tio Che
Orxateria El Tío Che (mapa)
Rambla del Poble Nou, 44-46
Barcelona

lunes, 8 de junio de 2009

A Meca - A Illa

Hace unas cuantas semanas estuvimos disfrutando de un día soleado en A Illa de Arousa (La Isla de Arosa, para que Google se entere bien de que sitio hablamos). Llegó la hora de comer y nos acercamos al puerto de Xofre a ver si podíamos comer. Comer comimos, pero tuvimos todo tipo de incidentes: primero nos dijeron que esperasemos 30 minutos, luego metieron a 2 mesas antes que a nosotros, luego una vez que teníamos la mesa no nos traían el agua que habíamos pedido, nos ofrecieron unos platos que luego se les habían acabado,... con lo que acabamos bien a las 18:00 de comer. Hum... con estos antecedentes parece que me voy a aprovechar para criticar por todos lados el bar/restaurante.

Pues no, precisamente voy a recomendarlo (a pesar de todo). Porque uno perdona los errores cuando le piden disculpas y no actúan con prepotencia, y sobre todo porque comimos bien. Además parte del problema es culpa nuestra: aparecimos a las 15:00 con todas las mesas llenas e incluso gente esperando. Así que a la recomendación del sitio añado que no vayáis tarde. 

El lugar en cuestión se llama A Meca, que podría tener referencias islámicas o más probablemente ser el femenino de O Meco. Y como descripción del negocio ponía simplemente Vinos y Tapas (como casi todos los otros locales que lo rodeaban, aunque de todos ellos este es el que parecía más dedicado a restaurante, ya que no sólo ofrecía tapas). Pero nosotros no fuimos a tapas, si no que fuimos a platos. La comida en A Meca fue largo y abundante: luras a la romana, vieiras a la plancha (buenísimas), arroz con berberechos, almejas y vieiras (para 2, del que comieron de sobra 3), un lenguado de 2 cuartas, y una docena de sardinas. Todo esto acompañado por albariño da casa, 2 botellas de agua, y de postre flan de queso (también muy bueno, parecido a una ricotta) y helado. Todo esto para 4 por 22€ por cabeza. A mi no me pareció mucho, de hecho no quedamos con ningún tipo de hambre.

Y aquí dejo la recomendación. De todas formas cualquiera que habitualmente pase por A Illa, que me corrija o envíe recomendación de algún sitio mejor. Mi única intención es informar, y si hay que añadir más información se añade. De todas formas, para que hable positivamente de un sitio en el que me han hecho esperar y han cometido tantos errores... algo tendrá.


Tapas e Viños - A Meca
Pº do Cantiño, 12 (mapa)

Illa De Arousa - (PONTEVEDRA)
986 551 551

lunes, 18 de mayo de 2009

Cochinita


Aún me acuerdo de los buenos que estaban los tacos de cochinita (pibil) que me tomé el fin de semana. No, no son los de la foto (estos son los de un restaurante de Chicago), pero sirven como ilustración (los que yo tomé eran parecidos, tambien con cebolla escabechada - y bien picante). Quien pase por Vigo puede probarlos en el restaurante Chilam Balam.
Lo que da el nombre al plato (y es su razón de ser) es la carne de cerdo mechada y tintada de rojo. Se trata dun plato de la zona de Yucatán que se llama Cochinita Pibil, que se hace primero marinando la carne en zumo de cítrico y unas semillas (las que le dan el tono rojo). Y luego se prepara al horno envuelto en hojas de plátano. (El típico plato de preparación tan complicada que prefiero ir a tomarlo a un restaurante).
Para quien tenga valentía, el director de cine Robert Rodriguez (iba a decir que el de El Mariachi, pero su mejor película con diferencia es Sin City) explica como preparar el Puerco Pibil:

sábado, 25 de abril de 2009

Meson Orensano

Tengo un recuerdo divertido de cuando nos dedicamos a investigar la mejor hamburguesa de Madrid. Estábamos delante de la Hamburguesería Donoso, y oímos el comentario de unos transeúntes: Estamos delante de un templo. (Nos reímos un rato del exagerado, pero respetamos al "Donoso", que no está nada mal). Bueno, pues podría apropiarme de la frase y decir de esta foto: estáis ante la puerta de un templo. (También me merecería unas carcajadas por haberme pasado un rato).

Ya hace un par de años que debería haber escrito algo sobre el Mesón Orensano,  que es toda un institución en Vigo. Pero le quería dejar la exclusiva a De Pinchos (aún así tiene que acercarse por Vigo y escribir sobre el sitio, porque es para contar). Y por otro lado estoy por desmarcame de toda esta cultura del pincho gratis (que se está asentando en Vigo).

En cualquier caso ni falta hace que hablemos en Laconada del Mesón Orensano. Hay información a patadas en Internet para todo el mundo. Si buscas en Google Maps te encuentras con comentarios extasiados. Me permito citar uno: "The best place to experience the authentic Spanish experience. Great tapas, great food and awesome company in this typically small Spanish bar/restaurant." ¡Ahi queda! Esta descripción tan internacional ha calado entre los Eramus que vienen a la Universidad de Vigo, que suelen estar cenando en el sitio día si y día también. De todas formas la mejor descripción que hay en la red sobre el Orensano es: Karate a Muerte en el Bodegón del Orensano. (Aunque no acertó en el "nombre oficial" del sitio).

Pero sí que debemos hacerlo porque me he dado cuenta que cuando hay alguna visita de alguno de los corresponsales de Laconada a Vigo, siempre los llevo al Orensano. Y nos han tratado de manera excelente, así que toca devolver la cortesía. Antes de arrancar: tanta es la fama en Vigo del Mesón Orensano que todas las noches está de bote en bote. Y en un ambiente muy ruidoso. Así que ya sabeis lo que os espera. (Por eso yo lo prefiero para ir a la hora del vermut, o a media tarde en la happy-hour).

Lo sorprendente y mágico del Orensano, es que a pesar de lo tumultuoso que se ha vuelto, es que los camareros son todo un encanto y te hacen sentirte como de la familia. Y a pesar del éxito que tienen, en vez de aprovecharse del cliente, se esfuerzan en el pincho: el pincho está recién hecho (en los calientes), tiene detalle (empanada de pulpo y de xoubas, cuando normalmente en el pincho de gratis te toca carne o atún y te fastidias), y es abundante en todos los casos.

Cada cual tendrá su propia historia en el Mesón Orensano. La mía suele comenzar con: zorza con patatas fritas (recien hecha y patatas caseras), empanada, tortilla de patatas, y... como sorpresa jamón asado con chimichurri. Esta es una de las peculiaridades del Orensano: mientras que en cualquier sitio de pinchos tienes que ir pidiendo consumiciones para que no se pare la llegada de tapas, aquí aunque no estes pidiendo constantemente bebidas, te ofrecen generosamente una tapa. (Y nosotros pedimos entonces unas cervezas para poder bajar la ración. ¡claro que sí!).

Meson Orensano (mapa)
Calle Zamora 7,
Vigo

Y para crear un poquitín de polémica: ¿Manolo o Raxo? ¡Ni modo! Mucho mejor la zorza de Mesón Orensano

martes, 21 de abril de 2009

Taberna Doña María Luisa (conexión Vigo-Japón)

Una de estas pequeñas casualidades (que demuestran que para algo vale internet): Hace más de un año escribí sobre una taberna andaluza que hay en Madrid, donde la calle Juan Bravo se cruza con Francisco Silvela (justo donde acaba el Barrio de Salamanca y comienza el Barrio de la Guindalera): Taberna Doña María Luisa

Seguramente no es el mejor restaurante andaluz de Madrid, o tal vez ni siquiera sea un buen restaurante andaluz. Yo sólo puedo decir que sinceramente que me parece que tiene muy buen precio y se come muy bien. De hecho me quedé entusiasmado un día que fui a comer el menú del día y me dieron un fantástico potaje de garbanzos y bacalao y unas malagueñas. De los platos que mejor recuerdo tengo de cuando estuve en Madrid (y eso que he ido a sitios bastante caros y famosetes - habré ido a los equivocados). 

Bueno, pues parece que no hay mucha más gente que haya escrito sobre este restaurante en Internet (así que puedo haber sido yo el único entusiasta). Así que acabó encontrandome Nena (llamemosle así, porque no se cual es su nombre) una Japonesa a la que le gusta mucho visitar a Andalucía y que le gustó la comida que tuvo en Taberna Doña María Luisa. (Yo no hubiera escogido el menú que tomó Nena, yo sigo pensando que lo mejor de este sitio son sus potajes, o el bacalao frito o sus pescados. Pero a ella le gustó, en eso yo ya no puedo decir nada).

sábado, 11 de abril de 2009

Chez Paul (XIII)

Tan cerca y tan lejos: Si bien tenemos tantas cosas en común, para mi, el comer en Francia me sigue pareciendo bastante diferente a hacerlo en España. En pequeños detalles, claro está. Por ejemplo, me sorprende un poco que la mayoría de los restaurantes no abran el fin de semana: el domingo muy pocos, pero el sábado tampoco muchos (al menos en el barrio donde vive mi familia el XIV y el XIII).

Así que no se me ocurrió idea más peregrina que ir a celebrar mi cumpleaños un domingo por la noche: misión bastante díficil. Para ver si había suerte nos acercamos por la Butte Aux Cailles (la colina de las perdices), que es la pequeña zona bohemia y de restaurantes donde se juntan los vecinos del barrio XIII. Por cierto aprovecho para recomendar una visita por la tarde a esta parte de París. Me imagino que la gente ya tiene suficientes atracciones para visitar en París, pero para poder tomarse unas copas o cenar por un precio no exagerado, creo que merece alejarse un poco de las trampas turísticas habituales. La Butte Aux Cailles es una zona hecha para parisinos, con lo que creo que puede tener un interés en la visita. 

Tampoco había demasiados restaurantes abiertos en la Butte,  y alguno de los pocos abiertos estaba lleno a reventar de parisinos que no les apetecía cenar en casa, pero por contra había sitio de sobra en el Chez Paul. Y a mi me dió buena espina así que escogí este. Este es otro restaurante diferente que el Chez Paul de la zona de Bastilla. Aunque sea un poco confuso, sospecho que no hay ninguna relación entre los dos restaurantes (tanta coincidencia de nombre hacía pensar en que esto ya fuese una medio franquicia). 

Porque de estas casualidades en la vida, habiendo tantos restaurantes en París, y quedando tantos por visitar, he comido en los dos Chez Paul. Hace unos 6 o 7 años estaba tremendamente de moda entre los parisinos la zona de Bastilla. Esa zona y el retorno a los bistrot tradicionales. Y en aquella época, Chez Paul  (el de Bastilla) estaba muy en boga. Tanto que a pesar de tener reservado tuvimos que esperar una hora. Si bien ahora con el tiempo me parece un poco excesivo toda aquella locura de pasar apreturas y esperas para comer una Andouillette, una costilla de buey a la saltuétano de hueso a la parrilla (hehe, siguen teniendo estos mismos platos en el menú). Pero la verdad es que aquel día cenamos de maravilla y todos estos platos (aun muy sencillos) nos supieron de gloria (de hecho creo que aquella costilla de buey era de lo mas tierno y sabroso que he comido). 

Cielos, que no entro en materia. A ver, pues voy a hablar del Chez Paul de Butte Aux Cailles. Esa noche tuvimos una cena bastante contundente al más puro estilo bistrot. Porque sin conocerlo demasiado a fondo, estoy descubriendo que a los franceses, cuando van a un bistrot les apetece tomar comida fuerte y grasa (y si es casquería mejor que mejor): gras double (tripa),  andouillette (tripa en tripa), estofado de lengua de buey,... Me gusta que los franceses no se anden con chiquitas. 

Nuestro menú fue un poco más comedido (no había andouillette) pero sólo un poco. Consistió en: cochinadas  (oreja, morro y uña de cerdo en salsa de vino), rollo de cochinillo con salvia, pot-au-feu  (ese primo del cocido español que no lleva cerdo ni legumbres ni repollo ¿en que se parece entonces? ¡En el concepto!) y un codillo de cerdo con lentejas.
Cochoneries: oreja, uña y morro de cerdo gisadas en vinoCochonet au sauge: cochinillo asado en rollo con hojas de salvia y puré de patatas
Clásico Pot-Au-Feu: cocido de carne de buey con patatas, zanahoria y puerroJarrete (codillo) de cerdo con lentejas
Todo creo que estuvo muy bueno (incluyendo el puré de patata - que dicen que es muy bueno en este restaurante), pero destacaría sobre todo el cochinillo con salvia y el codillo con lentejas. No tuvimos que esperar mucho en que llegaran los platos (20 minutos o así, que tampoco es mucho teniendo en cuenta que eran gisos) y estaban todos en su punto. 

Estos 5 platos (además de estos cuatro fotografiados tomamos una ración de foie gras natural muy bueno) y una botella de cahors (apropiado para acompañar este tipo de comida) nos salieron por unos 24€, que no me pareció un precio nada exagerado (teniendo en cuenta que estabamos en París). Así que recomiendo el restaurante si alguien tiene curiosidad en cocina tradicional francesa (con toques del sud-este, de la región del Franco-Condado).