viernes, 17 de julio de 2009

Minty Mints

Merece la pena estudiar la fascinación que tenemos por los sabores fuertes. El otro día XFraga escribía sobre los Trebor Extra Strong Mints. No los he podido probar. Pero el nombre sugiere que son de sabor fuerte y para alguna gente desagradable. ¿No?

Para mi los más fuertes que he probado son los clásicos Fisherman Friends (la versión original, los nuevos sabores y los light pierden la escencia del original). Eso sí, tienen una pequeña trampa: tienen capsaicina además de mentol y eucaliptol. (La capsaicina es el componente que hace picar a los pimientos y además hace que el cuerpo produzca endorfinas).

Aunque el nombre de los Trebor podría ser una artimaña comercial. Como los famosos Altoids, cuyo lema es "Curiously Strong Mints". Pues contrariamente al lema a mi no me parecen tan fuertes.

Y como en Laconada tiramos mucho al lado gabacho, pues vamos a hacer referencia a uno de los clásicos franceses. Aunque en realidad tiene sabor a regaliz, lo cierto es que es fuerte, fuerte (y eso que son muy pequeñitos):



Los famosos Cachou Lajauine, orgullo de Toulouse. Por cierto que el cachou es la nuez de la areca, que es una planta medicinal (y hasta cierto punto tóxica). Y que se masca junto a la hoja del betel (y equivocádamente se llama nuez de betel). Y es precisamente areca y betel lo que venden las Betel Nut Beauties en Taiwan. (Con lo que el Cachou Lajaune hasta va a ser adictivo y peligroso).

Y nota final, porque todo está relacionado: los Trebor Mints y el Cachou Lajaunie actualmente los fabrica la misma empresa: Cadbury-Schweppes.

martes, 14 de julio de 2009

Monster Energy


Dicen que la publicidad no funciona, pero yo, desde que ha empezado la temporada de Fórmula 1, reviso todas los bares y tiendas buscando algún rastro de la Red Bull Cola que decora los alerones traseros de los monplazas RBR y STR. Lo malo, es que la publicidad de la F1 es mucho más global que el Gadis y del mismo modo que en España no podemos tener un teléfono Red Bull Mobile parece que tampoco podemos acceder a la Red Bull Cola de momento. Mientras tanto, me he dedicado a probar Monster Energy la bebida que se anuncia con tres rayas verdes que rasgan el casco de Jenson Button.

He podido acceder a dos versiones de Monster Energy, la normal (con el logo verde) y la Ripper (con el logo amarillo) que se diferencian en que una bebida energética a palo seco y la otra es una bebida energética con zumo, según la lata 50% zumo y 100% monster. Pero por lo que he visto al buscar información, en otras tierras, como los EE.UU., no sólo hay muchos sabores más (Lo-carb, Khaos, M-80, Mixxd, Assault...) sino que también hay gente tan "fanática" del brebaje que venden unas latas con un diseño especial para el Campeonato de España de MotoGP catalogándolas como "Import".

Sobre la verde diré que hay que prestarle atención a lo que pone en la lata:
De nuestros laboratorios "salio" (la falta de ortografía no es mía) la fórmula que te proporciona el doble de estímulo que una bebida energética de tamaño normal.

La fórmula no parece muy secreta ya que 500ml son el doble de 250ml, que es el tamaño típico de las latas de bebidas energética. Y eso es lo que es el Monster Energy verde, una lata de 500ml de bebida energética con el típico sabor a chupa-chup de cereza artificiosa. Así que si eres de los que toma Red Bull como si fueran petit suisse pues deberías estar muy contento. Si eres de los que, como yo, te parece una burrada, deberías asustarte porque ahora Red Bull ha sacado latas de 350ml, lo cual me hace pensar si tomas mucha taurina con cafeína puede ser que te inmunices.

La amarilla, que era la que realmente me llamaba la atención -en el fondo cogí la verde sólo como muestra-, es, al menos, distinta de otras bebidas energéticas. Tiene aspecto de cerveza con zumo de piña. Y el sabor, seguramente sea el mismo que mezclar Red Bull con zumo de piña y un poco de zumo de manzana, porque tiene un fondo que me recuerda al Kas de este sabor. Lo cual, es un poco extraño porque se supone que lleva aromas exóticos como mango y guaraná. Vaya, no sé porqué tenía la idea de que llevaba mango y frutos exóticos, leyendo los ingredientes veo que lo que lleva es zumo concrentrado de piña, manzana y granadilla. Así que además de sorprenderme porque parece que tengo mejor paladar de lo que pensaba (aún si la granadilla se me escapó y se me sigue escapando porque me parece que en la boca se nota más cereza y piña que otra cosa) tengo que reconocer que el Monster Ripper "está logrado": sabe a lo que promete.


La conclusión de la "cata" es que como comentaba Xose, las bebidas energéticas vienen todas del mundo asiático y no hay ningún secreto sobre cómo hacerlas. Así que cualquiera con suficiente iniciativa, buen márketing y buena logística puede entrar en ese mercado de forma existosa sin tener que enfrentarse al inconveniente que supone competir en otros segmentos como el de los refrescos de cola y "la fórmula secreta" de Coca-Cola. En esto anda Monster Energy, aunque de un modo más chavacano que Red Bull. Y parece que acudiendo a lo que le gusta a los yankees (coches con ruedas grandes levantando polvo y chicas en bikini), introduciendo un aspecto gamberro (su Monster Army tiene muchos "tarados") y añadiendo un poco de diversidad (mezclando la típica bebida energética con algún concentrado de frutas) sí están entrando en un mercado que parecía tener controlado cierto millonario austriaco.

Como curiosidad, me he topado con un set en flickr sobre latas de bebidas energéticas en los EE.UU.

jueves, 9 de julio de 2009

Todo menos el gruñido

A través de Borralleira he descubierto este set de fotos de John Barlow, y no he podido resistir: ¡tenia que darles cancha!



Bueno, las fotos no necesitan explicación alguna, pero creo que sí alguno tendrá curiosidad en saber su origen. John Barlow estuvo viajando por Galicia para escribir un libro llamado "Everything but the squeal" (traducción mala mía: "Todo menos el gruñido"). El título del libro explica su contenido: de un cerdo se come todo. Todo, menos el gruñido, claro está. El libro trata de la obsesión de Galicia con el cerdo. Estas fotos son las que tomó durante este viaje.

Desconozco si el libro está traducido al español (o al gallego) pero entendiendo algo de inglés es  posible leer el primer capítulo del libro gratuitamente en Internet.

martes, 7 de julio de 2009

IX Xantanza: Restaurante Alborada

El domingo pasado ha tenido lugar la IX Xantanza Blogogastronómica (o Blogastronómica sea cual sea su nombre oficial). Esta vez tuvo lugar en el restaurante coruñés Alborada:

Restaurante Alborada (mapa)
Paseo Marítimo 25
A Coruña
Teléfono: 981-929201
http://restaurantealborada.com

En esta ocasión el anfitrión (y perfecto organizador) fue "Manuel Foucellas". Pero también fue en cierta manera co-anfitrión (porque en A Coruña, nadie es forastero, no importa que hubiese nacido en otro lugar) Melvin. Y digo lo de co-anfitrión porque tan bien como Manuel las artes de Luis Vieira (el chef del Alborada - y no quiero olvidarme de Iria, pero creo que no trabajó ese día) .

Y como hoy no es el mejor día de mi vida y no encuentro mi mejor inspiración para la escritura, voy a dejar que las imágenes de los platos hablen por sí mismas:


De esta visita al Alborada voy a arriesgar a soltar unas cuantas ideas:

  • En los snacks (o pre-entantres) los cocineros se atreven con algunas de las ideas más arriesgadas. En este menú a mi me llamó sobre todo la atención un crujiente muy muy tostado (casi carbonizado) que acompañaba al maíz.
  • Otra cosa que me llamo la atención de este cocinero es un cierto toque mediterraneo (que me pegen si a alguno esto le parece mucho decir): ese arroz negre, el plato con alcachofas, los entrantes con aceitunas... No son muy habituales estas referencias entre los cocineros en Galicia, y me han parecido muy originales.
  • Lo que se lleva son los pescados azules. No puedo generalizar porque no he visitado demasiados restaurantes de vanguardia estos meses, pero por lo que he visto en las Xantanzas y en crónicas de otros blogogastrónomos, el pescado azul (sardinas, anchoas, caballas, atún, salmonetes - es pescado azul) es el preferido de los cocineros modernos. Como anéctoda cuando regresé de la Xantanza, me dijeron "¿tomaches moito peixe plano?, porque isto é o que poñen nos restaurantes de postín, ¿non sí?". Pues parece que no.

Mis platos favoritos:


From IX Xantanza: Alborada
Las Alcachofas de temporada con pulpo, jamón y aceite de morcilla: nunca había tomado alcachofas fritas, ni imaginaba que pudiesen saber tan bien. Y el ariesgado toque de la morcilla... combinando con el pulpo.... no desentonaba.

From IX Xantanza: Alborada

Huevos rotos con cigalas, patatas y aceite de trufa: es curioso lo gratificantes que son las cosas más sencillas. Me lo parece a mi, pero últimamente estamos todos muy entusiasmados con platos de huevo. ¿Será que lo familiar y lo que nos trae recuerdos del pasado siempre gana? Podría, pero no deja de ser arriesgado. La combinación de la cigala (hubo hasta 3 veces cigala en el menú) no desentonó nada. Y como prueba definitiva: casi todos limpiamos el plato con el pan. Vamos, éxito rotundo. ¿No?

From IX Xantanza: Alborada

Las patas de Nécora rebozadas: estaban buenísimas (y lo digo yo, que paso un rato largo del marisco). No se como se las apañaron para limpiar las patas enteras, pero me recordaron a los típicos soft-shell crabs americanos. (Yo creo que en Galicia no se pescan los crustaceos cuando estan mudando el caparazón... pero no lo se).

From IX Xantanza: Alborada

La parrillada de verduras en papel fata desconcertaba un poco: no parecía haber pasado por la parrilla (pero digo que parecía: puedo estar equivocándome completamente). Puede que una preparación de lucimiento técnico del cocinero (a lo mejor no es tan sencillo como aparenta), pero a mi me pareció muy compensada la presencia del plato dentro del menú: ¡tenemos que tomar muchas verduras! Y estaban buenísimas.

Mención especial: los postres

Hay que hacer una lista especial para referirse a los postres. Más que nada porque tenían que estar buenos para que después de 10 platos (más de 10 porque hubo varios snacks) no dejásemos nada de postre: golosos que somos.
De los postres, el que más me gustó fue justo el único del que no tengo foto: el bizcocho que venía nadando dentro del mojito. La torrija con helado de torrija me gustó en su conjunto y en la primavera me pareció fantástico el helado de vainilla.

Y las pequeños problemas


From IX Xantanza: Alborada

En mi plato de puntillas de la Ría con arroz negro y alioli las puntillas estaba demasiado saladas. ¡Que mala suerte! Porque le tenía muchas ganas.

From IX Xantanza: Alborada

Y en el plato de cochinillo con polvo de pistacho iraní, orjeones y sal negra, un problema parecido. No, no es que el cochinillo estuviese muy salado. Estaba en su punto. El problema es que todo estaba en su punto de sal, entonces no se podía combinar con la sal. A lo mejor la sal estaba de adorno. Pero en ese caso, si que soy crítico: si se incluye sal en un plato, creo que debería ser porque el plato lo requiere. ¿No? Por lo demás, el punto del cochinillo perfecto, y la combinación con los sabores orientales (orejones y pistacho) son de estas cosas que me gustan.

La Xantanza desde otros puntos de vista:


Blogastrónomos por Melvin
Restaurante Alborada, na Coruña: as identidades gastronómicas do Norte por Manolo Gago
IX Xantanza: Restaurante Alborada por Gourmet de Provincias
IX Xantanza: el Alborada superó el reto por Foucellas
IX Xantanza no Restaurante Alborada. Homenaxe á cigala por Makeijan
Ideas ao fío dunha xantanza por Borralleira

viernes, 3 de julio de 2009

El 'post' del Vermouth

De la misma manera que hay una hora para tomar el vermouth: la hora del vermú (aunque luego te tomes unas cervezas o una copa de vino blanco, se dice genericamente 'ir a tomar un vermú'); vamos a hacer un post sobre el vermouth.

Y vamos a hablar sobre los mejores vermouths españoles (en la modesta opinión del que escribe):

Vermouth Martinez Lacuesta
La primera vez que supe de este vermouth fue a través de unos carteles de estos de los años 30 que adornaban las paredes de un bar. Unos de estos carteles que ponen de adorno para dar un aire retro. Pero por mucho cartel no había vermut en el bar. Así que pensé que tal vez fué un producto de hace muchos años que luego desapareció.

Pero un día paramos a tomar un vermú en La Vera (Almería). Y aunque la intención inicial era tomar unas cervezas, decidimos preguntar si había vermú: "tenemó vermú martine". Nos dijo con deje almeriense la camarera. "Nosotros somos de vermú español, nada de productos italianos", respondimos. Insistió la camarera: "no e martini, e martine" y nos enseño la botella. Era una botella de Vermouth Rojo Martinez-Lacuesta Reserva. ¡Una delicia!

Bodegas Martinez Lacuesta
(Vermouth riojano)

Vermouth Yzaguirre
Pero dejando aparte el caso riojano, lo cierto es que parece que la mayoría de los productores (al menos los más famosos) de vermouth en Cataluña. Las bodegas Sort del Castell, cerca de Reus preparan el famoso Vermouth Yzaguirre.

De este vermouth mi memoria se acuerda sobre todo del fantástico pescado con aroma de vermouth Yzaguirre que preparan en el restaurante Limbo de Barcelona.

Vermouth Yzaguirre

Vermouth Miró Salvat
Y no dejemos fuera a una bodega que prepara un vermut un poco menos exclusivo (pero cuidado, que tienen un par de reservas que deben ser tremendos). Pero nosotros nos acordamos sobre todo de esas botellas de 2 litros de Vermouth Casero, que daban para muchos y muchos aperitivos en casa mientras nos daba el sol y picoteabamos en aceitunas.

Vermouth Miro Salvat

Vermouth Yzaguirre Reserva Especial
Vermouth Yzaguirre por JaulaDeArdilla

Vermut Sáenz
Se trata de un Vermut andaluz (de Huelva). Suavecito, dulzón y con un sabor muy especiado. Muy, muy agradable para el aperitivo. De Bodegas del Diezmo Nuevo