domingo, 4 de octubre de 2009

X Xantanza: Culler de Pau

Bueno, esta semana pasada ha tenido lugar la X Xantanza (BlogoGastronómica). A lo mejor todo esto suena como muy grandilocuente. La Xantanza en realidad en la reunión de un grupo de amigos (o conocidos, como prefirais) que viniendo de diferentes lugares de Galicia, nos juntamos un fin de semana (cada 3 meses) en algún lugar de Galicia. La Xantanza puede empezar de diferentes maneras (visita a una bodega, a una fábrica de Marron Glacé,...) pero habitualmente tiene un intermedio en el que disfrutamos de una buena comida, hablamos mucho y (se está convirtiendo en un clásico esto tambien) termina en una sobremesa larga disfrutando de un G&T.

En esta ocasión, hicimos una visita al Restaurante Culler de Pau en O Grove (en el Municipio de O Grove, porque se encuentra en la parroquia de Reboreda). En esto a lo mejor me equivoco (porque tengo una memoria un poco desastrosa), pero además era una buena oportunidad de que todos pudiesemos conocer un nuevo restaurante porque abrió este mismo año.

Como en esto de la comida, por muy bien que yo pueda escribir (que no lo hago demasiado bien) siempre va a apetecer mucho más ver las imágenes. He aquí las fotos de nuestra comida (que con alguna diferencia es más o menos equivalente al menú de degustación que ofrecen por 36€ - ya juzgareis si no es buen precio):


Ahora que ya se han visto los platos, ya puedo dar mi opinión sobre mis favoritos o no. Antes de nada, quería mencionar que una de las cosas por las que se ha hablado bastante de Culler de Pau es porque trabajan dos cocineros japoneses. Tambien trabajan una peruana y un mexicano (que a mi me parece que culinariamente son mucho tanto o más exóticos en Galicia) - de hecho estamos hablando de dos cocinas (la Peruana y la Mexicana) tremendamente interesantes. Dejando aparte de la anécdota de que haya cocineros de diferentes paises trabajando en el restaurante, yo aviso que nadie vaya con ideas de cocina exótica. En el Culler de Pau la comida tiene siempre sorpresas pero no es un restaurante de comida exótica.

El menú de degustación está muy bien escogido, casi todos los platos me parecen destacadísimos y me han dejado muy sorprendido.
  • El bocadillo de Chocos con huevo es una manera muy original de preparar la carne del choco. En Galicia tenemos una preparación típica (en su tinta) y estamos ya muy acostumbrados a una textura un poco gomosa del producto. En este plato estaba tan tierna que no sabías a ciencia cierta si era peixe goma (como llamamos de broma entre los amigos a todos los cefalópodos) o peixe blanco. Y aún más curiosa es la combinación con huevo, que a mi no se me hubiera ocurrido nunca.
  • Pero un poquitín más me gustó la albóndiga de buey en caldo. No del buey que pasta hierbas si no de ese crustaceo con pinzas enormes que tanto nos gusta comer en Galicia. Es un plato muy sencillo, pero me encanta la idea de tomarme un buen caldo (y quedó fantástico un buen menú). Viene con una pequeña sorpresa: los granitos que flotaban en el caldo eran granos crujientes de arroz (como si fueran krispies).
  • Si me parecía arriesgado lo de combinar chocos con huevo, el hecho de servir vieira, cebolla y tocino... es atrevidísimo. Para muchos obesionados, la sola mención de grasa animal (tocino en este caso) les debe causar enfermedad. Tampoco hay que exagerar, un poco de grasa no tiene ningún problema, y en cuanto a sabor la combinación de su sabor con el de la vieira nunca me hubiese parecido tan adecuada.
  • Lo sencillo puede ser complicado. El plato que aparentemente más sencillo puede tener muchísimos ingredientes: navajas, algas, okra y pino. Eso sí, o el aroma de pino era muy sutil, o tengo muy poco paladar, porque no me di cuenta de ningún sabor a pino. El caldo de algas (el único toque oriental de la comida) estaba tambien muy bueno. (Una vez más queda en evidencia que me gustan muchísimo los caldos claros).
  • Por lo que estoy comprobando en las Xantanzas, el huevo se ha convertido en un ingrediente muy recurrente en diversos restaurantes gallegos. En este caso, el plato de huevo, queso San Simón y miga de pan, esta muy logrado. Sobre todo me sorprendió la textura suave y nada empalagosa de la crema de queso (a mi no me gusta mucho el queso fundido o cocinado, y en este caso no me desagradó nada).
  • En el menú hay dos platos con toque muy clásico: un roastbeef y una merluza en caldeirada. Los dos no tienen defecto. Pero no se si es porque me había quedado más impresionado con los platos anteriores, pero no los voy a destacar tanto (eso sí, que no se entienda que digo que están mal). De elegir un preferido, la merluza, que estaba fresquísima y a muy buen punto de cocción (o el que ma mi me gusta, que en esto puede haber polémica sin fin).
  • Voy a cambiar el orden. El postre que me dejó epatado fué el de crema de café-cacao, helado de leche y torrija. Especialmente por la textura del granulado de cacao que estaba por encima del café. Era doble placer en la lengua: el táctil y el sabor.
  • Pero quedaría con duda de la sorpresa del helado de remolacha. ¿Remolacha en el postre? Pues sí, fantásticamente. (En cambio el yogur de coco estaba insulso).
En resumen, el menú es fantástico. Ah como pequeña nota traviesa, comentar que acompañamos la comida con los siguientes vinos:
  • Para los pescados: Valdesil 2007 D.O Valedorras
  • Para la carne y la caldeirada: Abadía de Gomariz 2006 D.O Riberio
  • Con los postres: MR . D.O Málaga
Pues sí, en plena boca de ría de Arousa, y no tomamos ningún Albariño. No quiere decir nada. Tan sólo es una coincidencia. Todos los vinos estuvieron perfectos.

Relato de la comida en palabras de:

2 comentarios:

Andres dijo...

La verdad que todo tiene una pinta impresionante, espero que habra los domingos para poder ir

xmanoel dijo...

Pues Andrés, no vas a tener problema. Abre los domingos (los días que cierra es Lunes y Martes).

De todas formas, los dos chicos japoneses que hay en la cocina no quiere decir que hagan comida japonesa. Pero sí que dan sus toques, y mejora mucho