miércoles, 22 de febrero de 2012

Memorias del gusto: currywurst

Guardo muy buen recuerdo de las currywurst, las típicas salchichas con una salsa de tomate picante típicas sobre todo de Berlín, porque fue lo primero que me atreví a comer en un tenderete en la calle.

Desde entonces siempre que viajo a un sitio que no conozco me voy fijando en si hay tradición de vender comida en la calle, e intento probar lo más típico en algún tenderete donde vea que hay mucho movimiento de gente. Sin embargo, siempre recuerdo las currywurst como lo mejor que he comido en la calle. Porque estaban muy buenas, porque tenía muchísima hambre, porque estaban ardiendo y hacía un frío horrible y por el entusiasmo de hacer algo nuevo. Ya sabéis, no necesariamente en ese orden.

No sé muy bien por qué hace unos días recordé la sensación, y de repente me entraron unas ganas enormes de volver a tomar unas currywurst. Me pareció un momento muy "memorias del gusto" así que decidí intentar hacerlas en casa y compartir el resultado.

Después de buscar varias recetas para la salsa encontré una versión que parecía un buen punto de partida. Confieso que siempre intento cocinar con la cantidad mínima de ingredientes posible, así que la simplifiqué todavía un poco más.


Ingredientes
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de curry
  • Guindilla al gusto
  • 1 cucharada de pimentón
  • 400 gramos de salsa de tomate
  • Salsa Worcestershire
  • Azúcar
  • 6/8 salchichas bratwurst
Preparación

Picar la cebolla muy fina y sofreírla a fuego medio durante unos 10 minutos. Cuando la cebolla esté tierna  añadir el curry, el pimentón y la guindilla, removiendo bien, y cocinar durante otros dos minutos.

Sin dejar de remover, añadir la salsa de tomate junto con medio vaso de agua, para que la salsa quede un poquito más líquida. Cuando se haya conseguido homogeneizar la mezcla, añadir salsa Worcestershire (3 ó 4 cucharadas) y a continuación azúcar (1 cucharada), sal y pimienta al gusto.

Por último, remover hasta conseguir una salsa homogénea y dejar cocinar hasta reducir la salsa completamente (unos 30 minutos, debe quedar bastante espesa).

Cocinar o freír las salchichas, dependiendo de la variedad escogida, y servirlas cortadas en lonchas gruesas aderezadas con la salsa caliente.

En mi caso, para acompañar las currywurst freí unas patatas y las espolvoreé con sal y una pizca de pimentón dulce, intentando que todo fuese lo más parecido posible a las originales. Incluso mi cocina olía igual que aquella calle de Berlín donde las comí por primera vez :D. Mmmmm...

2 comentarios:

Xose Manoel Ramos dijo...

Mil gracias... repetiré la receta. ¿Por otro lado, como te apañaste para pillar buenas salchicas en Madrid? Aquí en Galicia hay un par de Salchicherías 'alemanas' (imagino que las montaron unos emigrantes retornados). Una de ellas en A Lanzada: No se si vende a particulares.

Salchichería Alemana Bernhard Kölmel

Pero claro, en el caso de que haga uns CurryWurst, que las salchichas sean al menos alemanas (el Lidl puede medio ayudar a ese objetivo).

Javi Polo dijo...

En Madrid están remodelando la mayoría de los Carrefour y poniéndolos con una marca "Carrefour Planet" que tiene bastantes cosas que no tenían los hipermercados normales. Yo qué sé, ahora mismo en Carrefour Planet distribuyen muchísimas cosas de Porto Muiños que antes en Madrid era complicado encontrar incluso en tiendas gourmet.

Parte de las novedades es que han puesto estanterías temáticas de "comida orgánica", "comida internacional" y así, y ahí encontré las salchichas alemanas. Igual hasta son auténticamente alemanas, venían con rotulación en alemán :D.