domingo, 3 de febrero de 2008

La Gorda (en Prosperidad)

No quería irme de Madrid sin ir a comer a La Gorda. Hace 3 años cuando me vine a Madrid, era un restaurante bastante de moda por lo bien que lo habían puesto los de El Mundo. Si bien prometía, el único posible pero podría ser el poco entusiasmo que mostraban por el unos conocidos peruanos. De todas formas, no se si estaremos de acuerdo, hay ocasiones en las que si alguien critica un restaurante, casi te confirma que te apetece ir a probarlo: cada uno tenemos gustos diferentes, y tanto nos define lo que nos gusta, como lo que no nos gusta. Además, ahora mismo vivo a 100 metros de La Gorda así que ya son demasiadas razones para acercarme.

Calle Matilde Diez 16
(Prosperidad)
28002 Madrid

La Gorda se supone que es un restaurante de cocina peruana, pero yo casi me atrevería a decir que es más bien un restaurante con cocinera peruana. Me refiero a que no prima tanto el toque exótico o la cocina tradicional, si no que intenta hacer cocina moderna con muchos toques peruanos. También es muy moderna y agradable la decoración (anaranjada) y entrañable la clientela (parecen todos vecinos o amigos de siempre). Vamos, que me gusta mucho tanto el ambiente, como el local, como las inquietudes de la cocinera.

Pero como casi todo el mundo (casi todo el mundo) va a un restaurante no tanto por sentirse a gusto como por comer, vamos a hablar de la comida. Antes de comenzar una pequeña disculpa: fui con mi cámara porque la comida entra muy bien por los ojos, pero mi cámara me esta dando muchos problemas últimamente y creo que he perdido las fotos. Así que de momento no hay fotos.

En cuanto a la comida, nuestra elección fue un poco al azar y de casualidad casi todo vegetariano: 
Unas yuquitas (tiritas de yuca fritas) con salsa (las yuquitas con muy buena textura, pero la salsa no me parecía demasiado interesante), tamal (muy bueno el tamal, pero lo que más me encantó fueron las cebollitas moradas con zumo de limón) y finalmente un rissoto de quinoa (muy bueno, y muy original el plato). De postre, pues la tarta de mango y un fondant de chocolate (ambas a estilo casero, para lo bueno, pues sencillitas y sabrosas, para lo malo, pues sin una presentación galáctica, de hecho el fondant no lo parecía, si no más bien una tarta de crema de chocolate muy espesa).

Valoración: ¡Muy buena! 
Precio: Aproximadamente 25€. (Por supuesto, sin vino. De todas formas ¿quien sabe hacer buenos maridajes con cocina peruana?)

4 comentarios:

matematicaspaladaryfogones dijo...

Hola.
Necesito da tua colaboración, si e que queres, non e unha obriga.
Estou facendo un traballo,sobre o tema que plantexo no meu derradeiro post.
Trátase de atopar un resultado ao problema.
¿queres participar, dandome tua opinión?
Moitas gracias
Elena

xmanoel dijo...

Saludos Elena, Ya he leido tu post y los muchos comentarios, pero no voy a escribir nada, porque se me hace muy raro dar opiniones sobre la restauración, ... no se si me explico. De todas formas ya hay muchos comentarios y muy bien razonados. Mejor me quedo aparte.

xmanoel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
xmanoel dijo...

Ya que no pude poner fotos, pues que alguien se alegre con las fotos de los de Mixturas: Cena en La Gorda (con muchas fotos).