miércoles, 15 de noviembre de 2006

El pan de molde inglés

Tradicionalmente, los sandwiches eran, para mí, en realidad sandwicheeses; no me interesaban más que rellenos de queso fundido. Esta visión cambió radicalmente con una estancia en Inglaterra y la toma de contacto con el pan de molde inglés.

Tras los primeros momentos de desasosiego en tierras británicas, superar el vértigo de encontrarse en un país donde no hay acceso al Bocadillo Universal y encontrarme en una sección de charcutería en la que todo estaba envasado, disfruté horrores de sustituir la comida del mediodía por sandwiches a base de carnes asadas, las múltiples variedades de queso cheddar (en especial el Scotish Cheddar Mature) y complementos varios. Y todo, porque el pan de molde inglés no tiene nada que ver con el pan bimbo de toda la vida.

De vuelta a España, pensé que lo de los sandwiches se quedaba allá, en las Islas Británicas, hasta que volviese. No por ello, una amante de los supermercados como yo, dejó de investigar que opciones teníamos por aquí y llevarme una alegría.

Por un lado está Brook's American Sandwich de Panrico. La calidad del pan es buena, más elástico, resistente a la humedad y tal vez con un punto de dulzor excesivo pero aceptable. El tamaño, al que se apela en sus campañas publicitarias, corresponde al del pan que se usa en los sandwiches ingleses, no sé si también con los yankis. Lo que más me gusta es que permite cortar el sandwich en 4 sin destrozarlo, lo que con una tacita de té te transporta totalmente. Hay una versión normal y otra integral, yo me quedo con la segunda siempre.

La otra opción a la que recurro es Semilla de Oro - Pan Inglés de Bimbo. Este tiene un tamaño menor, y se podría decir que tiene más relación con el pan que se usa en Inglaterra como acompañamiento de comidas. La calidad es terrible, su consistencia es equivalente a cualquier pan de panadería pero con la elasticidad y dulcura que le corresponde al pan de molde. Los que no esté habituados al pan de molde "original", se sorprenderán al ver que tarda mucho más en parecer tostado porque se pone crujiente sin coger color. Tostado, en vez de convertirse en una pieza seca que se desmigaja sola, es una pequeña bomba crujiente rellena de una cálida y suave esponjosidad. Las dos versiones que hay, normal e integral, me convence por igual con preferencias según el uso planeado. Reservo su uso a tostadas de pasta de maní con mermelada de fresa (uno de mis vicios), sandwiches calientes (espectacular su comportamiento en la sandwichera eléctrica) o de viaje (el tamaño no es perfecto para disfrutar en casa, pero sí un buen compañero en mi pequeño bolso). También hay que señalar que la grasa que se usa en su producción es aceite de oliva, siguiendo la dispar política de Bimbo, que ha quitado de sus panes de molde los aceites extraños e hidrogenados, pero luego los mete en su nueva gama de bollería...


El precio de ambos, es superior al pan bimbo de toda la vida, sobre 1'20€ el Brook's y 1'60 el Semilla de Oro. Por lo que si se quiere sustituir un uso de pan de molde intensivo, hay que contar aumentar más o menos un euro el presupuesto respecto las opciones más económicas. Para los consumidores esporádicos, como el menda, la inversión es casi obligatoria; hay que disfrutar de los pequeños placeres.

De paso, aconsejar a aquellos que tengan la suerte de encontrarse queso Cheddar en la tienda a la que acudan (en España normalmente será Irish Cheddar, amarillo, en un bloque perfectamente rectangular y con aspecto quebradizo) que, con un buen pan de molde, lo acompañen de algún embutido de sabor seco (jamón asado, pechuga de pavo asada, jamón negro, relleno de pollo/pavo...), pepinillos frescos (los encurtidos no pegan) y pimienta. Es una auténtica delicia de sandwich.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Comparto el amor por el Cheddar, es difícil de encontrar, pero me encanta.
Yo lo compraba en unos grandes almacenes que cerraron en España y que tenía un supermercado con un montón de delicias británicas, Mark Spencer.

xmanoel dijo...

Yo personalmente vivo encantado del desembarco de los Hard Discount Alemanes, y que como buenos idem, sigan siendo lo suficientemente cabezotas para intentar vender el kornbrot en España. Tiene un precio incomparable, y adoro ese sabor fuerte y esa textura bestial.

Ruth dijo...

Secundo tu pasion por el kornbrot Xose. Lo probe por primera vez en Potsdam y a mi regreso, agarraos, me traje la harina para cocinarlo en casa. No estuvo nada mal, pero nada que ver con el original.

xmanoel dijo...

No abandones fácilmente, el pan de centeno hecho en casa no es complicado de dominar.

Un par de pistas: hubo una época en la que vendían en el LiDL harina de centeno preparada para hacer el pan. Pero creo que por la falta de interés ya no se venden ni se volverá a vender.

Porque una cosa curiosa que me ha pasado comprando harina de centeno en Galicia: esta blanqueada.