sábado, 21 de abril de 2007

De andar por casa

Unas cuantas ideas culinarias 'de andar por casa' que me han estado surgiendo esta semana.

Siempre he querido tener una "vaporera", pero entre que son un poco caras, y que como cambio de residencia y ciudad con demasiada frecuencia, nunca me he animado a acumular menaje de cocina. Pero hoy se me ocurrió combinar una olla grande con el cestillo de la freidora, y voilá: mi vaporera de bricolage. La he probado con unas piezas de caballa y bróculi. Los dejé 10 minutos al vapor... Y me sorprende que no quedaron nada mal. Yo no creía que el punto de cocción del pescado y la verdura fuesen a coincidir, pero no quedaron nada mal (ya sólo me queda afinar un poco más). Le puse por encima unos granos de sal de Guérande, un poco de Cayena molida y un chorretón de aceite de oliva. En muy poquísimo tiempo me preparé una cena muy sabrosa. (Es asombroso que el hacerlo al vapor conserve tan bien el sabor del pescado).

También he probado por primera vez las 'tortas de aceite'. Sí, nunca las había probado antes, y eso que ya soy bastante mayor (por no decir viejo). Ni me avergüenzo, ni me vanaglorio de ello, pero estoy muy desconectado de la gastronomía que no sea gallega. Tampoco probé el gazpacho hasta que vine a trabajar a Madrid, ni tampoco había tomado ninguna paella que mereciese el nombre hasta compartir el piso con un valenciano. No es que sea un integrista de la cocina gallega, pero no me parece ilógico que me mi vida haya girado en torno a la cocina que preparaba mi familia y la que prefieren los gallegos. Esto no quiere decir que no viva encantado de seguir descubriendo pequeñas sorpresas gastronómicas sin tener que salir de Madrid. ¿Las tortas de aceite? ¡Que buenas están!

Hablando de descubrimientos y la variedad gastronómica en España, hoy paseando por el barrio de Prosperidad (en Madrid) he visto una extraña tienda llamada BonArea(mapa). Parecía un supermercado, pero entre el nombre y el cartel que ponía comida natural, me llamó la atención. Pensé que se trataría de una tienda de productos biológicos, pero una vez dentro tampoco era eso. Se parecía más bien a un hard-discount: un montón de productos envasados al vacío en neveras y cajas. Casi todo carne y lacteos. Y multitud de ellos típicamente catalanes: varios tipos de butifarras, mató, escalivada... De ahí el Bon en el nombre. La respuesta a todo es que se trata de la tienda de una cooperativa ganadera catalana: Grupo Guissona. (Supongo que será muy conocido en Cataluña, pero no tanto en el resto de España). En Madrid no les va nada mal (menuda cola que había dentro). Yo no compré nada: demasiada carne y embutidos para mi dieta baja en colesterol. Pero si que tengo pensado volver, consiguiendo antes la receta, a ver si intento hacer algún plato tradicional catalan con la burifarra o el mató.

3 comentarios:

Pilar dijo...

Os felicito por el blog. Lo acabo de descubrir y ya está entre mis favoritos.

bicos dende Galiza

Anónimo dijo...

Si que es una cooperativa muy tipica en Cataluña, pero con la calidad de lo peorcito que se puede encontrar, eso si, a muy buen precio. Si lo que quieres es probar productos catalanes esperate a otra ocasión mejor, en BonArea no te llevarás la mejor sensación posible.

xmanoel dijo...

Gracias por ponerme sobreaviso.
Y si alguno conoce alguna buena carnicería con porductos tipicos catalanes en Madrid, que de la pista.