domingo, 12 de octubre de 2008

En la carretera: Setas y Caza en El Empalme

Uno de los mayores temores que tengo al tomar el coche para un viaje largo (aparte del peligro de conducir) es saber donde voy a poder comer. Porque no es especialmente fácil encontrar sitios donde se pueda comer algo decente. Y no creo en el viejo sistema de: Se come bien donde hay parados muchos camiones. (Lo siento por Occam, pero lo más sencillo no tiene porque ser la solución correcta: no funciona). Así que mejor informarse de antemano (bien sea una guía, bien sea por Internet o bien sea pedir referencias a amigos).

En este caso es una recomendación de amigos (Moraima e Makeijan): el Restaurante El Empalme. Que para un viaje desde y hacia Galicia queda muy conveniente porque esta justo pegado a la autovía A-52, en el cruce entre la N-631 y la N-525: exactamente en el cruce entre estas dos carreteras. Me parece a mi que no hay que pensar mucho la razón del origen del nombre.

exterior del restaurante El Empalme en Rionegro

Lo paradójico del caso es que mucho antes de cualquier recomendación ya conocía el restaurante. Y nunca hubiese imaginado que ofreciese cocina elaborada. (Prefiero no explicarlo, mirad las fotos del exterior del restaurante y puede que comprendais lo que quería decir). He viajado bastante estos últimos 10 años a visitar al corresponsal salamantino de Laconada. Y mi trayecto suele ser justamente A-52 hasta Rionegro y luego N-631 hacia Zamora. Por tanto más de una vez he parado a tomarme un café, un pincho de tortilla de bacalo o un bocadillo de queso zamorano (tremendamente contundente). Hoy en día hay unos carteles enormes anunciando el libro de cocina con setas, pero en aquella época no había ninguna señal evidente que allí sirviesen comidas (ni tampoco me pasé yo allí a la hora de comer).

Finalmente me decidí a ir a comer allí por primera vez. Por varias razones:  
  • Porque tenía que completar el círculo de aquel bar en el que comía bocadillos sin saber que era un buen restaurante.
  • La última vez (hace 7 meses) que intenté comer en El Empalme ya estaba completo (sólo hay sitio para 60 comensales, y la gente suele ir a comer en grupo). Ya se que somos españoles y nos gusta ser espontáneos pero: si quereis parar a comer, llamad con antelación (sobre todo si es un fin de semana o vacaciones).
  • Porque estamos en temporada de caza y temporada de setas, que son dos de las especialidades de El Empalme. (De hecho tienen publicado un libro con recetas de setas).
Aparecí por allí con una cierta timidez de primerizo (primerizo que no soy porque ya había estado en el sitio). Pero claro, han pasado sus años. Además con la inquietud de que me encontraré (¿merecerá la pena, o no cumplirá con las expectativas que me he hecho?). Además de que tengo voy a comer sin compañía (una situación muy incómoda, que de no ser porque el lugar parece merecerlo, hubiera evitado: un almuerzo largo sin tener nadie con quien hablar... ugh). Para evitar parecer un crítico gastronómico (aunque dudo que no vayan acompañados) me presenté con barba de 3 días (mi barba de 3 días es ciertamente poblada) y legañas en los ojos. Y si hubiese sido un crítico culinario hubiese engañado a la perfección: la cocinera pensó que era camionero. 

Primer punto a favor: la cordialidad en el servicio. Tanto el dueño, como la cocinera o la camarera (las únicas 3 personas que he visto este domingo) son muy amables, simpáticos y guasones. (En este orden creciente: demostraron ser bastante bromistas).  Esto no quiere decir que no tremendamente profesionales y cuidadosos con sus clientes: por ejemplo se aseguraron de que no tenía ninguna alergia cuando escogí el menú de degustación (esto es, que me trajesen lo que ellos quisiesen).

En el restaurante hay la opción de comer a la carta, en la que hay platos de temporada (de caza). Aparte de ello hay un menú degustación, que fue el que (con algo de inconsciencia) escogí. El menú degustación según me comentó la cocinera es varía todos los días del año, pero al menos en esta temporada consiste en: 
  • 5 platos con todo tipo de preparaciones de setas (Yo tampoco era capaz de imaginarme que era posible hacer más de 3 platos diferentes con setas, pero esta visto que todo es ponerse)
  • un plato principal de carne (Me ofrecieron un plato de caza del día - ciervo - o carne de ternera)
  • postres
  • café
  • agua y vino (Yo me tomé media botella de vino y no pagué aparte por ella. Pero no puedo asegurar que fuese una cortesía de la casa, o que el vino esté incluido en el menú de degustación). 
Vayamos pues a por los platos de setas. Dejando aparte mi pequeña broma, una de las razones para parar a comer en El Empalme era poder probar las setas. Así que si tenía 5 oportunidades diferentes, mejor que mejor. he aquí mis 5 platos (los nombres son de mi imaginación, porque como he dicho los platos cambian día a día y no existen nombres para estos platos):

  1. Tosta de setas, pimiento asado y bonito. Como se puede ver en la foto de aquí abajo, no racanearon las setas. Un plato muy sencillito, pero que a mi me gustó el chispazo picante que tenía.
    tosta de setas con bonito
  2. Setas con pulpo a la vinagreta. No es lo que parece: el pulpo estaba aún templadito, la vinagreta era fresca y ligera y las setas lo acompañaban como si fuese una ensalada. (Casi el mejor del día). 
  3. Arroz con setas. Muy bueno, pero no tenía nada especial que pueda resaltar de él.
  4. Senderuelas con garbanzos y patatas
    Es que este tambien es casi el mejor del día. Vale que es tremendamente sencillo. Se trataba de un guiso caldoso, con todo a su punto (tendré que conseguir el libro para saber en que momento se añaden las setas para que no se pasen). 
    guiso de setas, garbanzos y patata
  5. Arroz con cantarelus, boletus y gambas.Y piñones. Y no, no tenía nada que ver con el tercer plato. En el caso anterior se trataba de un arroz caldoso y en este caso el arroz era suelto. También estaba impecable.
Y si, tal como puede parecer, era mucha comida (por muy sabrosos y ligeros que fuesen los platos). Y si bien había comenzado con buenas ganas, ya me estaba quedando poco sitio en el estómago. Pero no podía echarme atrás, porque además de setas, quería probar la caza.

Tal como me comentaron a mediados de Octubre termina la temporada del corzo y comienza la del ciervo así que tomé ciervo:

ciervo a la naranja y ciervo a los frutos del bosque
Supongo que por ser el menú de degustación tuve la oportunidad de probar en el mismo plato dos preparaciones: ciervo a la naranja y ciervo a los frutos del bosque (a los frutos del bosque y aroma de cítricos porque la salsa estaba preparada con piel de naranja: por tanto doblemente a la naranja). He aquí una gran sorpresa: todas las veces que he probado caza mayor siempre me había encontrado con carne bastante correosa y con un sabor demasiado intenso. En este caso la carne era muy tierna  y muy suave. No se cual será el secreto para conseguir esta carne tan tierna y suave, pero merece la pena: ¡me encantó el ciervo! La única pena es que hubiese preferido que me sirviesen la salsa al un lado. Ambas salsas estaban bien para hacer contraste con el ciervo, pero creo que el tomarlas en el mismo bocado se desmejoraban el uno a la otra.

Como se puede ver se trata de un menú muy largo, y yo a lo mejor no estaba capacitado para poder tomar tanta comida. Eso sí, no dejé nada (tal vez media patata). Con lo que me agradecí que el postre era algo ligero y fresquito: batido de tomate de árbol.

Y para reposar bien la comida me tomé un café solo (corrientillo, pero supongo que uno no va Sanabria a tomar el mejor café del mundo) y el repostre: algo que parecía casi mazapán hecho de piña y unos bombones rellenos de fruta confitada. (Destaco de los dos el postre tan extraño de piña).

En resumen: 
  • Muy bueno (incluso con sus pequeños peros), y sobre todo irrepetible (este tipo de cocina de temporada no se puede ofrecer tan fácilmente otro tipo de lugares). 
Tal como he comentado, el menú degustación consta de 5 primeros platos, un plato principal, postre, café, bebida (agua y vino en mi caso)  y todo esto por 42€.  (Aparte del dinero hay que llevar buen apetito porque es todo un banquete).

Mi recomendación:
  • Si vas de viajes y paras, mejor pedir alguno de los platos del menú (tan sofisticados y recomendables como estos), porque uno debe ser responsable en la carretera y no tomar comidas copiosas (además que es económico). Y será una muy buena alternativa a otros restaurantes de carretera.
  • Si uno tiene ganas de matar el capricho de comer setas y caza, el menú de degustación deja a uno satisfecho para muchos días. Una cosa a destacar de este menú degustación es que tal como me comentó la cocinera, los platos cambian cada poco y siempre es una experiencia diferente: comparad mis (un poco chapuceras) fotos con las fotos de Makeijan (sólo se repiten un par de platos)
Muy importante:
  • Si tenéis la intención de ir, llamad para reservar al 980652016, que luego os quedais con caras de tontos cuando os digan que esta todo lleno.
  • No confieis en la dirección que aparece en Google Maps, la posición correcta es justo en donde termina la N-631 y se cruza con la N-525:


View Larger Map

5 comentarios:

makeijan dijo...

Alédome de que che gustara a recomendación. É unha mágoa que foras solo porque con boa compaña aínda se disfruta máis do xantar.

Un par de cousiñas: estou case seguro que cada prato de cogomelos era dunha variedade diferente aínda que ti non as diferencies no seu enunciado; o mapa que anexas indica correctamente o punto; e finalmente fai o favor de ligar correctamente a miña páxina ;-)

xmanoel dijo...

Bueno, bueno, xa non terás queixa. Xa puxen ben o link. Que onte andaba coma se dí... empachado.

E sí, houbo unhas cantas variedades diferentes de cogumelos, pero non lembrei o nome de todas (e a camareira e a cociñeira non me dixeron os nomes de todas). En calqueira caso varias veces foron boletus e difenrentes tipos de cantarelus...

Os meus favoritos foron as senderuelas estas. Que nunca tomara antes (sempre me pareceron tan cativas que dubidaba que merecese a pena recollelas). Estaban ben saborosas co paso de garbanzos.

Foi unha pequena pena andar solo, pero bueno, xa que estaba de piloto solitario, canda menos metín unha bóa enchenta.

Ainda que tal coma digo, coido que se non vou ex-profeso, a proxima vez pedirei só un prato do menú, porque é moi costoso contiuar o camiño logo da zampada.

Anónimo dijo...

Tienes razón, el restaurante "El Empalme" es una sorpresa, nadie diría que entre esas paredes malpintadas se esconde un tesoro gastronómico. Además, estoy de acuerdo en que la familia que atiende es muy amable, y se nota que todos los platos, incluso los postres, están elaborados en casa, porque cada vez es más habitual encontrar postres congelados.
Es un muy buen sitio para comer, y para luchar contra los prejuicios.

xmanoel dijo...

Como comentas anónimo, es una sorpresa. Una sorpresa muy agradable. Pena que quede un poco a desmano.

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!